Trinoceronte

Porque 140 caracteres a veces no son suficientes

Un Científico es de donde lo Cuidan

Siguiendo la lógica de los medios de comunicación, Colombia tiene dos o tres científicos que si no han estado a punto de ganar el premio Nobel podrían ganárselo en un par de años.  La triste verdad es que tecnicamente ninguno de esos colombianos es realmente un “científico colombiano”

“#Definición: Un científico es del país dónde financien sus ideas más alocadas. Lo demás es un injusto orgullo de la cuna que lo despreció” 
Diciembre 28 de 2013
http://bit.ly/trino-casa-cientifico

“No den al Gobierno Colombiano méritos que no tiene: ni Llinas, ni Ana María Rey son científicos colombianos. Los paga el Gobierno Americano” 
Diciembre 28 de 2013
http://bit.ly/trino-llinas-rey

Por estos días fue muy popular en las redes sociales la noticia de que Ana María Rey, egresada del Departamento de Física de la Universidad de los Andés y quién hoy ostenta una posición de profesora en la Universidad de Colorado en Boulder, Estados Unidos, había sido seleccionada en un exclusivo grupo de 102 científicos jóvenes que fueron honrados por la Casa Blanca por sus brillante carrera.

La noticia se produjo alrededor de los mismos días en los que estaba leyendo una entrevista que la Revista Bocas del diario El Tiempo le hizo al Doctor Rodolfo Llinás (y que a propósito recomiendo leer a todos en este enlace) Para quienes no lo conocen (en Colombia es una “celebridad”) Llinas es Director del Departamento de Fisiología y Neurociencia de la Universidad de Nueva York, autor del best-seller “El Cerebro y el Mito del Yo”, de familia catalana, nacido y educado (durante el pregrado en Medicina) en la ciudad de Bogotá.

Con Rey y Llinas, Se me vino también a la cabeza la Doctora Nubia Muñoz, Científica Emérita de la Unidad de Estudios de Campo de la Agencia Internacional de Investigacion del Cáncer (Lyon, Francia).  De origen Colombiano y formación en pregrado y posgrado (?) en la Universidad del Valle, la Doctora Muñoz estuvo en el partidor del Nobel de Medicina en 2008 por sus investigaciones de campo sobre la relación entre el cáncer de cuello uterino y el Virus del Papiloma Humano.

Tanto Rey como Llinas y Muñoz son presentados normalmente (especialmente por la prensa) como eminentes “científicos colombianos” que dejan muy en alto el nombre de nuestro país en comunidades normalmente dominadas por expertos de otras latitudes.  Nos llenamos la boca diciendo que una “colombiana” estuvo nominada al premio Nobel de medicina, que un colombiano es posiblemente uno de los neurocientíficos más sobresalientes del mundo y que una uniandina es una genio de la física “criolla” que ha revolucionado el estudio de los “átomos ultrafríos”.  Todo es verdad, excepto por el hecho de que ninguno de ellos es tecnicamente un “científico colombiano”.  El hecho de que hayan hecho sus primarias en Colombia (el pregrado es la primaria en el mundo de las ciencias) y que les haya tocado montar en esos colectivos colorinches de nuestras capitales cuando eran unos “nerds” inquietos, no los convierte automáticamente en Científicos de Colombia.

No.  Para ser un científico colombiano (lo que actualmente no se le desea ni a un referee sesgado) es necesario haber pasado por algunas vicisitudes bien conocidas por la fauna científica criolla.  Se debe, por ejemplo, haber recibido una calificación de 97/100 en un proyecto de investigación casi perfecto y no haber obtenido financiación porque otros 25 proyectos en áreas mas “pertinentes” (no me hagan mencionarlas siquiera) recibieron 100/100 de revisores de dudosa reputación.  O por ejemplo se requiere haber formado estudiantes de maestría y doctorado que trabajaban 3/4 de tiempo como profesores de cátedra en Universidades privadas para pagar sus onerosas matrículas de posgrado (porque en Colombia existen los pregrados públicos pero todos los posgrados son privados).  O tal vez haber estado 1 año en una lista de elegibles de Colciencias para salir descalificado en el último momento.  El científico colombiano asiste cada vez que puede a una conferencia internacional e incluso debe suplicar por ayuda de sus instituciones para que paguen en caso de que lo inviten.  Todo sin mencionar el hecho de que al científico colombiano le toca luchar contra los sesgos naturales del mundo científico que ven con recelo investigaciones realizadas en medio de las montañas de Colombia en lugar de las planicies heladas de Massachusetts.  Al científico Colombiano no lo afecta tener un apellido impronunciable en el mundo anglosajón o teutón y que se remonta claramente a saqueadores de la corona española, Pinzón, González, Muñoz.   Lo afecta no tener una afiliación de rancio abolengo ni estar emparentado científicamente con un Big Name.

No es que la vida de los científicos americanos como Llinás o Rey o de los franceses como Muñoz sea fácil.  Ellos tienen también grandes dificultades que superar.  Por ejemplo, tienen que ser extremadamente buenos en lo que hacen para sobresalir en una multitud de otros genios venidos de todas partes del mundo.   Tienen que hacer cosas realmente grandiosas e impactantes para recibir apoyos financieros multimillonarios.  Tienen que elevar el prestigio de sus instituciones hasta las nubes, ganar premios y formar muchos estudiantes de posgrado (todos becados) ¡Que vida tan difícil! ¡Ya se la soñaría cualquier científico colombiano decente!

No podemos darle el gusto al Gobierno Colombiano, que poco ha hecho en la ya larga historia de las Ciencias Básicas en el país por garantizar un nivel decente de financiación para la ciencia, ni a las mismas Universidades de las que se graduaron estos ilustres científicos, de que se vanaglorien por el logro de profesionales que han sido pagados por gobiernos e instituciones con la visión suficiente para entender que invertir en la ciencia es tan importante como mantener uno de los ejércitos más grandes del mundo (es paradójico que el país con el ejercito más grande, en cambio, si deje un poco para mantener un alto nivel de desarrollo científico)

Ahora bien.  Una cosa es una Pelota Negra y otra una Negra en Pelota.  Una cosa es un “Científico Colombiano” y otra un “Colombiano Científico”.  Decir que estos tres destacados profesionales no son Científicos Colombianos no significa decir que no sean Colombianos de los que nos sentimos muy orgullosos todos sus compatriotas ¡ni más faltaba!  Tampoco quiere decir esto que no hayan verdaderos Científicos Colombianos (en el sentido técnico de la palabra).  Los hay, y muchos son realmente destacados (algunos incluso no nacieron en Bogotá, Medellín o Cali, así como Llinas tampoco nació en Nueva York ni Muñoz en Lyon).  Que los conozcan los medios, tal vez no.  Que los premie la Casa de Nariño, muchos menos.   Nuestras Universidades están llenas de ellos.  Gente que se quiebra la espalda tratando de sostener una reputación científica de nivel internacional con los centavos que el Gobierno les suelta para investigación.  Profesionales que, si bien ganan un salario extremadamente decente para el estándar Colombiano, tienen que hacer milagros para garantizarse un estudiante de posgrado de tiempo completo (cuyo salario cuesta mucho más de lo que el científico colombiano podría pagar con sus ahorros) o para conseguir financiación para los equipos que necesita para estar a la vanguardia de su propia disciplina.

Debo admitir también que soy consciente del hecho que entre los propósitos de resaltar las carreras de estos profesionales esta el de animar a las nuevas generaciones a seguir sus pasos.  Esforzarse más allá de sus límites para hacer carreras que en Colombia todavía tienen “mala reputación” entre sus familiares (¿física? ¿astronomía?) para que algún día logren sobresalir y ser valorados como los genios que pueden ser en países donde la ciencia si es importante.  Sin embargo, ahora mientras lo escribo me doy cuenta que tampoco esa es una buena justificación.  ¿Qué esperanza tiene un joven genio que sabe que para poder ser destacado, para hacer grandes cosas y cumplir sus sueños más alocados, debe dejar su país y vivir como inmigrante por el resto de su vida?

Si Colombia quiere a una Ana María Rey, a un Rodolfo Llinás o a una Nubia Muñoz, firmando sus papers con afiliaciones Colombianas debe mandarse la mano al bolsillo.  Debe cambiar el sistema educativo (especialmente a nivel terciario) y el político por ahí derecho y obviamente las leyes que determinan cuánto se destina a la investigación básica.  Debe invertir en las cosas más inútiles de la ciencia, un acelerador de partículas, un laboratorio de nano ciencias o uno de bajas temperaturas, una estación antártica, un supercomputador para hacer desde simulaciones cosmológicas hasta modelos climáticos a 100 años, un satélite con una carga útil científica, un observatorio astronómico o un radiotelescopio.  Todo esto, que es considerado por nuestros políticos y por el 95% de los Colombianos, un despilfarro miserable de recursos públicos es lo único que nos haría una sociedad preparada para resolver los problemas no de hoy sino del próximo siglo.

Antes de que eso pase me seguiré avergonzando cada vez que alguien diga que Rey, Llinás o Muñoz son Científicos Colombianos.

Actualización.  En el número de la Revista Semana del 5 de enero de 2014 se publica una lista muy interesante de 30 colombianos destacados con menos de 30 años.  ¡Aplaudo la iniciativa! Los jóvenes necesitan este tipo de exposición y reconocimiento muy temprano y no cuando sus carreras ya se han consolidado y quienes los premian son sus propios estudiantes.  Me sorprendió, sin embargo, descubrir que entre los únicos dos personajes con una relación directa con la ciencia, uno de ellos no solo no es un Científico Colombiano, en el sentido explicado aquí, sino que, me atrevería a decir seguro es también ciudadano Inglés (puedo equivocarme).  ¿No pudieron encontrar a un joven destacado en la Ciencia en Colombia? ¿será que no existe?  El personaje del que les hablo es el candidato a Doctor Gabriel Villar.  No lo conocía y naturalmente admiro sus logros.  Pero Gabriel estudio el bachillerato, el pregrado , la maestría (?) y esta haciendo el doctorado en el Reino Unido.  ¿Son estos los científicos Colombianos de los que nos debemos sentir orgullosos? Acaba de publicar un paper en la prestigiosa revista Science con sus colaboradores en la Universidad de Oxford y eso lo hace mejor, según la revista Semana, que todos los Profesores Jóvenes y estudiantes de Doctorado brillantes que conozco y están vinculados a la Universidad Nacional, la Universidad de Antioquia, la Universidad del Valle o la Universidad de los Andes.  La otra persona destacada en la lista es Vanessa Restrepo, una brillante joven paisa que ha cosechado, aún sin terminar sus estudios universitarios de pregrado, impresionantes logros científicos en el exterior.  Esperemos que Colombia tenga la visión para que Vanessa haga sus patentes y publique sus futuros Natures con una dirección que diga “Cra. X, No. N-M, Medellín (Colombia)” (o de cualquier otra ciudad que le alcahuetee sus más alocadas iniciativas)

Actualización, Enero 14 de 2013.  Mary en su comentario abajo aclara que el Doctor Rodolfo Llinás fue Director del Departamento de Fisiología y Neurociencia de la Universidad de Nueva York hasta el 2012.  Muchas gracias.

Anuncios

Navegación en la entrada única

32 pensamientos en “Un Científico es de donde lo Cuidan

  1. Mary en dijo:

    Está muy interesante tu entrada, soy una científica colombiana que ha vivido todas las penurias de hacer ciencia en Colombia, y lastimosamente por lo mismo empezaré a ser una Colombiana científica en el exterior. Espectro que el apoyo a la ciencia en este país mejore, por el bien de todos científicos y no científicos.

    Un apunte: desde 2012, Llinás dejó de ser el director del dpto de neurociencias y fisiología de NYU

    • Lamento mucho que te nos vayas Mary. Este es el tipo de cosas que no pueden seguir ocurriendo en Colombia.

      Gracias por la aclaración en relación con la posición del Doctor Llinás.

  2. tu lo dices bien a colombia mececita q pongan mas interes a los estudiantes en esta materia y otras para poder sobresalir como buena educacion para los profecionales

  3. Muy bueno, me gustaría agregar que además de “…invertir en las cosas más inútiles de la ciencia, un acelerador de partículas, un laboratorio de nano ciencias o uno de bajas temperaturas, una estación antártica, un supercomputador para hacer desde simulaciones cosmológicas hasta modelos climáticos a 100 años, un satélite con una carga útil científica, un observatorio astronómico o un radiotelescopio”. También es necesario destinar recursos al estudio de nuestros bosques, selvas, fauna y flora, porque se nuestra riqueza está ahí, no?

    • Gracias por tu aporte Angela.

      Tienes parcialmente, creo yo, la razón, aunque creo se esta invirtiendo bastante en estas áreas (puedo estar catastróficamente equivocado).

      Creo que en ciencia básica no se trata de invertir en las riquezas que están dentro de fronteras geográficas imaginarias. Para la ciencia no hay fronteras. Si hay curiosidad los científicos colombianos deberíamos investigar tanto la Selva Tropical Húmeda como los Hielos Perpetuos de la Antártida o las montañas de las Dorsales Medio Oceánicas, o las ¡Planicies Lunares! La curiosidad no tiene fronteras…

      Una vez tienes gente inteligente que ha resuelto problemas difíciles y esta preparada, le puedes formular problemas sobre asuntos que pueden llegar a ser importantes en un determinado momento. No hay que formar biólogos para que estudien la selva. Hay que formar biólogos o ecólogos teóricos que estudien problemas inútiles hasta que se sacien. Los problemas de la selva de mañana no los van a resolver los biólogos de hoy. Nadie sabe cuáles son esos problemas. Los problemas de la Selva de hoy los van a resolver biólogos y ecólogos de otras latitudes que ya están preparados.

    • Jhon en dijo:

      Por supuesto que Colombia debe invertir en el estudio y mantenimiento de la biodiversidad con que cuenta, así como en su aprovechamiento sostenible de sus recursos.

  4. Lucia en dijo:

    Actualmente me encuentro fuera del país, haciendo un doctorado, para lo cual tuve que hacer el préstamo estudiantil del icetex (u$8000 dólares), del cual debo el doble, y eseso que ya he pagado supuestamente mas del 20%, pagando cuotas mensuales de casi u$300 dólares, recibo una beca mensual no muy alta, para el costo de vida que se maneja donde resido…es increíble que el mismo gobierno no financie a los que queremos formarnos mejor, para algún día invertir el conocimiento adquirido en nuestro bello país..lamentable y totalmente reprochable, los icetex son unos pícaros.

    • Hola Lucía,

      Lamento tu situación como lamento la de muchos colegas colombianos en las mismas.

      Esperemos que esta situación cambie en años venideros (ojalá no muchos)

  5. cosmoscalibur en dijo:

    Es lastimosa esa realidad… no había posteado buscando un dato que no encontré pero que recuerdo vagamente haberlo leído, que ademas de hablar de un astronauta contemporáneo en el espacio “colombiano” que es George Zamka (que habrá pisado colombia 2 o 3 ocasiones) http://goo.gl/79HL6H , alguna vez en un especial de la revista Semana leía que Colombia había estado en la luna no solo con sus telas en los trajes de los astronautas de Apolo XI sino con un astronauta también, ya que Neil Armstrong había recibido la nacionalidad colombiana unos meses antes del viaje, en su primera (de dos) visitas a Colombia (sin embargo no encontré esta nota, así que puede ser fallas de memoria).

    • Gracias Edward por llamarnos la atención sobre estos otros dos casos.

      Otros dos ejemplos claros de provincialismo científico.

      • Ja ja, cosmoscalibur, no sé si reir o llorar… si lo que nos compartes de Armstrong es verdad, en realidad es que entre la falta de una política de Estado y la estupidez de los medios de comunicación, dónde iremos a parar!

  6. Jorge, respecto a lo que me respondes estoy totalmente de acuerdo contigo respecto a que uno debería estar en libertad de estudiar lo que quiera, no supeditado a que tenga una aplicación inmediata y eficiente… Me he topado con varios miembros de la Diáspora que opinan que no podemos ser ajenos a los problemas del país, por tanto, debemos hacer e investigar sobre algo que ayude a solucionarlos. Yo creo que no tiene porque ser así.

    Y si, hay recursos para el estudio de muchas cosas en el área de la Ecología, pero el punto es que será más probable que lo consigas si pones alguna palabra taquillera como “conservación”, “extinción”, o “cambio climático”…. Yo que estudio para entender cómo se estructura la selva, cuáles son los mecanismos que originan y mantienen su diversidad, no encuentro financiamiento tan fácilmente.

    p.d. tu artículo debería ser publicado en la prensa nacional para perturbar (en buena onda) el ambiente!

    • Gracias Angela por las aclaraciones.

      Ciertamente es necesario saber formular nuestros proyectos para que reciban la atención de autoridades que de otra manera pensarían que no es importante lo que hacemos. Esto a pesar de que también sabemos que a largo plazo esas mismas investigación aparentemente inútiles, serán la solución para problemas que ni ellos y ni siquiera nosotros conocemos.

      Estoy de acuerdo que sería interesante que este artículo u otro parecido se publicara en la prensa nacional. Hasta ahora nadie en los medios lo ha propuesto.

  7. Jorge, como yo hay muchos que estamos haciendo un PhD por fuera con el interés de volver a Colombia a ser Científicos Colombianos. Espero que en los años por venir se fortalezca el asunto y podamos vernos por allá como colegas “investigadores”.

    Me gustaría añadir que esto no sólo paso en el caso de la ciencia, en el “arte”, p. ej., tenemos a personajes como Shakira y Fernando Botero que son reconocidos como “Artistas Colombianos” pero que años ha que no residen en Colombia. Esta razón fue la que llevó al grupo bogotano de punk Odio a Botero a adoptar su nombre.

    Buena suerte,

    Nicolás Guarín Z.

    • Interesante Nico el caso del arte. No sabía que la cosa era así también en el gremio artístico. Pero tiene todo el sentido. Igual podríamos decir de los deportistas: nos llenamos la boca hablando del Colombiano que casi gana el Tour de France y resulta que el Boyacense respectivo vive en Italia y es sostenido por patrocinadores Europeos ¡Plop!

  8. Jorge, igual me gustaría añadir algo que se me pasó por alto en el comentario anterior. Lo que considero realmente “delicado” de estar haciendo venia a estos supuestos científicos colombianos es el siguiente hecho: la ciencia que estas personas hacen no repercuten en el país de manera directa. Este punto es el que uno debería tratar de mostrar a la gente fuera del “gremio”, para que no parezca un mero capricho de personas que “tuvieron” que quedarse dentro del país.

    Incluso, ligado al mismo problema, está la presión por publicar. Esto lleva a la gente a hacer tráfico de autoría, lo cual acarrea el mismo problema… de nada nos sirve que en el papel haya una cantidad de personas que son expertas en un tema. Si en la práctica no podemos ir donde ellas, entregarles un problema y esperar que nos den soluciones de primera, su autoría es irrelevante. No hay conocimiente que se gane en el entorno, en el “profesor”, en los estudiantes, en las empresas,….

  9. Daniel en dijo:

    Profe, de acuerdo hasta cierto punto. (Si aceptamos hablar de nacionalidades)

    Si fue “made in Colombia”, 😉 debe ser Colombiano. Si la persona se volvió cientifica (o se formó) en nuestro pais, se le puede llamar cientifico Colombiano. Si ahora las locuras se las patrocinan en otro pais, pues no se lo quita.

    Bacano el Blog. Un saludo.

  10. Diego en dijo:

    Algo que es fundamental a su argumento es que en la academia la gente se mueve por mérito — como en el fútbol. Aquellos científicos con más mérito van a ser buscados por universidades de más prestigio, y las universidades pequeñas no pueden evitar la pérdida de sus mejores investigadores. Eso es algo inevitable — es un mercado laboral al fin y al cabo — y muchas universidades pequeñas se contentan con servir de ‘granja’ formadora de científicos.

    A lo que voy es que el problema no es un problema único de Colombia. Todos los países pequeños lo sufren. Y no solo eso. Dentro de USA, por ejemplo, este es un problema frecuente y las universidades grandes siempre andan buscando cómo seducir a investigadores reconocidos que están en universidades más pequeñas. Durante la recesión del 2008-2009, las universidades que estaban mejor económicamente (porque reciben más donaciones de sus ex-alumnos) consiguieron muchos investigadores. No tengo las estadísticas pero conozco mucha gente que cambió de trabajo durante la recesión. Así que mi conclusión es esto no es un problema que se sufre solo en Colombia.

    • Muy cierto Daniel. De nuevo gracias.

      Ahora bien el argumento es que Colombia necesita científicos, no importa de dónde vengan.

      • Fernanda en dijo:

        La verdad si importa. Importa que sean Cientificos colombianos, preocupados por hacer ciencia, por tener sentido de pertenencia y por lo tanto ayudar a contruir pais. Colombianos que viven su patria y no extranjeros que ni conozcan nuestra cultura.

  11. De acuerdo con la aclaración sobre la acreditación del trabajo científico.

    Pero en desacuerdo con la nota sobre Vanessa Restrepo. Creo que ella representa exactamente lo que se le ha criticado al PhD Cuero: pasar por logros simples trámites. Por ejemplo, su tan cacareada “patente” fue rechazada en mayo de 2013, pero la Srta. Restrepo no ha tenido problema en seguir presentándola como un hecho (ante medios locales, obvio)
    Así aparece en la European Patent Office (algo que debería revisar cualquier comunicador al que le hablen de patentes):
    http://worldwide.espacenet.com/publicationDetails/inpadoc?CC=CO&NR=6280054A1&KC=A1&FT=D&ND=3&date=20110520&DB=EPODOC&locale=en_EP

    Y no es de extrañar que hayan rechazado esa idea de un “Reactor Electrobiológico” que usa “fusión” y “fisión” en un mismo dispositivo sin decir cómo. Lo curioso es que se supone que esa es la base de su premio de ciencias de la Alcaldía de Medellín.
    El mal que se le ha hecho al país en investigación científica es tan grave que cualquier mérito local es muy dudoso. Sobre todo si viene de una entidad política: Gobernaciones, Alcladías, Presidencia, Congreso o Colciencias. Y casi despreciable si viene de los medios de opinión publica.

    • Gracias Hugo por tu comentario.

      Personalmente no conocía lo que señalas sobre la patente presentada por Vanessa.

      Estoy de acuerdo que después del caso Cuero tenemos que cuidarnos mucho de estas “Burbujas Egocientíficas”.

      Conozco a Vanessa y creo que es una buena muchacha y una talentosa científica en potencia. Esperemos no caiga en estas trampas.

  12. Buen artículo. Estoy parcialmente de acuerdo. Desde mi experiencia personal fuí muy privilegiado desde pequeño y pude participar en la olimpiada de física internacional, para bachilleres. Gané a nivel Colombia la olimpiada y por ende fui a la versión mundial. En esta competencia me di cuenta que Colombia está demasiado atrasada con respecto al resto del mundo y en particular con respecto al sureste asiatico. Sin embargo el desempeño de Colombia en olimpiadas internacionales de física ha mejorado lentamente pero con paso firme año a año. Desde aquellos tiempos siempre he tenido en mi cabeza que en algún momento tengo que irme del país si quiero lograr algo grande. Sin embargo estudié en la universidad de los Andes pregrado y maestría, he publicado 2 artículos internacionales en ingles. Siento que el país está mejorando con respecto al pasado (por ejemplo las universidades colombianas ahora aparecen en rankings internacionales y paulatinamente han subido año a año desde 2009) pero el resto del mundo también va a un gran ritmo. Tenemos que acelerar el paso si queremos dejar de ser una provincia científica.

  13. Víctor Baldovino en dijo:

    Primero que todo, agradezco al autor del artículo por cuestionar con sus argumentos el enfoque farandulero que se le tiende a dar a la ciencia en Colombia. Sin embargo, me gustaría llamar la atención sobre un pasaje del texto que, tal como está escrito, da una impresión errónea de la importancia de la investigación de punta y, de paso, refuerza la visión de corto plazo que nos caracteriza en el país. Se trata de la frase: “invertir en las cosas más inútiles de la ciencia” me referiré sólo a la primera de las cosas mencionadas, el acelerador de partículas.
    (i) Científicos trabajando en el Consejo Europeo para la Investigación Nuclear, CERN por sus siglas en Francés, y que construyeron el Gran Colisionador de Hadrones, LHC por sus siglas en Inglés; el más grande de los aceleradores de partículas del mundo, desarrollaron los protocolos necesarios para la World Wide Web. Es decir, inventaron el internet tal como amamos. Actualmente, el CERN utiliza la denominada GRID; una especie de internet aún más avanzada.
    (ii) La construcción del LHC ha requerido el desarrollo del GPS para posicionar sus partes a ca. 100 m bajo tierra y con una precisión micrométrica.
    (iii) La aplicación del estudio de superconductores, necesarios para el funcionamiento del LHC, ha permitido la construcción de los trenes de alta velocidad. Como el que recorre el trayecto entre París y Bruselas (ca. 305 km) en menos de una hora y media.
    (iv) Producción de haces de radiación de alta energía empleados en múltiples equipos para la determinación de las estructuras moleculares y atómica de materiales. Es la determinación de estas propiedades la que impulsa el actual avance en medicina, por ejemplo.

    • Gracias Víctor por tu valioso comentario.

      Ciertamente la frase que señalas y con la lectura que le diste desvirtúa lo que quiere defender en la entrada. La entonación original de la frase era un “[como todo el mundo cree] las cosas más inútiles de la ciencia”. Sin embargo es cierto que puede leerse como si yo pensará que fueran inútiles.

      Reitero el agradecimiento por complementar de tan buena manera lo escrito.

  14. Luis en dijo:

    honerosas —-> onerosas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: