Trinoceronte

Porque 140 caracteres a veces no son suficientes

El Fetiche de la Ingeniería

La “ingeniería” se ha apoderado de nuestras sociedades académicas y educativas.  En países como los nuestros, que consumen conocimiento en lugar de producirlo, el número de “ingenieros” supera por un factor muy grande al número de científicos.  Es más probable que un joven con aptitudes técnicas y matemáticas termine estudiando ingeniería, muchas veces por culpa de un imaginario cultural, presiones sociales o familiares a que estudie física, matemáticas o química.  Mientras eso siga pasando y continuemos promoviendo ese “fetichismo por la ingeniería” seguiremos detrás de aquellos países donde saben que los problemas hay que resolverlos y no solo administrarlos.

“Colombia necesita muchos mas pensadores (científicos, filosofos y artistas) y menos administradores de problemas (ingenieros y contadores)
Marzo 2 de 2014
http://bit.ly/trino-pensadores-y-administradores

Antes de comenzar quiero aclarar que no tengo nada en contra de las Universidades, Facultades y personas que ofrecen y promueven la formación en ingeniería aquí o en cualquier parte en el mundo.  Tengo muy buenos amigos ingenieros y con algunos inclusive buenas relaciones científicas.  Aunque sé que mis opiniones un poco extremas sobre este tema me pueden granjear algunas enemistades espero también que puedan contribuir un poco a una discusión que tenemos que dar para mejorar justamente el nivel de los profesionales en áreas científicas en nuestros países.

Comencemos pues por las definiciones ¿Qué es en Colombia un Ingeniero de Sistemas? Un científico de la computación que se vio obligado a aprender administración de proyectos, estándares y metodologías en Ingeniería cuando debería haber estudiado teoría de números y estadística matemática.  ¿Y un ingeniero electrónico? Un físico del estado sólido al que nunca le dieron un curso de semiconductores decente y que perdió un cuarto de su carrera haciendo lo que un tecnólogo del SENA hace a la perfección: programar microcontroladores, diseñar circuitos y pegar resistencias.  ¿Un ingeniero de alimentos? Un químico formado a medias porque su currículo incluía algunas asignaturas inútiles que lo desviaron del propósito fundamental de su profesión: utilizar la ciencia para mejorar lo que comemos.

Si esta descripción les parece muy cruda, olviden por un momento que soy científico y que obviamente tengo un sesgo profesional, y piensen si en verdad estoy muy lejos de la realidad académica de las ingenierías en Colombia.  Dudo seriamente que quienes sean ingenieros y estén leyendo esta entrada después de haber hecho un posgrado en Ingeniería en Alemania o en Japón, pongan en duda que la formación en ingeniería en Colombia parece un chiste.  Y es que en todo el mundo desarrollado un ingeniero con una alta formación académica es indistinguible de un científico.  Así veo yo a los colegas jóvenes que están llegandos desde hace unos años a las mejores Facultades de Ingeniería de las universidades colombianas.  Pero la formación en posgrado para un ingeniero colombiano, especialmente si es en el exterior, es esencialmente un curso remedial en ciencias, dirigido fundamentalmente a darles el nivel que necesitan para resolver realmente problemas científicos y técnicos.

Pero, ¿se le puede creer a alguien que no es ingeniero, juicios como estos sobre una profesión que no conoce?  A pesar de que mi formación es de científico, desempeñarme en un país con un fetichismo tan avanzado hacia la ingeniería, me ha hecho vivir de cerca lo que es la formación de los ingenieros.  Fui hasta hace un par de años profesor de medio tiempo en ingeniería y estuve involucrado en el desarrollo de programas de pregrado y posgrado en el área en algunas universidades privadas.  Es esa experiencia justamente la que me motiva para hacer esta reflexión.

El primer hecho delicado: a los ingenieros en Colombia se les enseña ciencias prácticamente “por no dejar”.  Los estudiantes odian esa parte de su formación y a muchos directivos les parece que es algo con lo que los currículos simplemente tienen que cumplir.  Si el nivel de exigencia  científica de un profesor de física, matemáticas o química en un programa de ingeniería se excede un poco sobre la media o bien termina siendo vetado por los estudiantes o son los directivos los que le recuerdan que no les esta enseñando a científicos o a matemáticos ¡craso error!  

Si bien las generalizaciones son odiosas y hay que reconocer que existen buenas Facultades de Ingeniería en Colombia, el Fetiche de la Ingeniería en nuestro país y en el mundo en general ha hecho que pululen Universidades dispuestas a graduar ingenieros bajo esas mediocres condiciones de formación científica.  Es justamente por eso que los ingenieros abundan (y se quedan sin trabajo) en Colombia.  Miles de personas con poco talento científico, sin madera para la academia y la ciencia que pasan raspando cursos de matemáticas y física pero que les va divinamente pegando resistencias o en cursos de metodología de la investigación, administración y normatividad en ingeniería.

Si no es sobre la ciencia sobre lo que tratan las ingenierías (al menos por estos lados del mundo) ¿cuál es el fuerte de estas profesiones por aquí?  La respuesta es simple.  A los ingenieros en Colombia los forman para ser excelentes administradores.  Y no me refiero a la administración en el sentido tradicional de la palabra (que también se ha vuelto muy importante para la formación de los ingenieros criollos). Me refiero a manejar, gerenciar el conocimiento que otros han producido.  La organización de los procesos, las metodologías, el trabajo con estándares, cosas todas que son son fundamentales para el buen desarrollo de los grandes proyectos científicos y tecnológicos, pero que están lejos de ser la solución misma a los problemas para los que supuestamente deberían estar formados.

Esta es la formación que necesitan los jefes, los líderes de los proyectos.  Cuando se ve a un grupo de ingenieros colombianos trabajando juntos, esencialmente lo que uno ve es a un montón de “caciques” y ni a un solo “indio”.  Frente a un verdadero problema, uno que jamás hayan visto, que no este incluído en los software de multi física que les enseñaron a manejar o sobre el que no haya manuales escritos por científicos e ingenieros alemanes y japoneses, no hay entre ellos nadie que tenga la formación científica y matemática requerida para enfrentar la realidad.  Todos son expertos en formular proyectos, diseñar cronogramas, leer manuales y hacerlo todo estrictamente siguiendo juiciosos estándares de ingeniería.  Pero ninguno ha resuelto un verdadero problema de física, ni se ha enfrentado a demostrar un teorema en matemáticas avanzadas o ha descubierto o sintetizado una nueva sustancia.  Según nuestras universidades, ninguna de esas habilidades es importante para los ingenieros.  “Dejemos eso a los científicos”, dicen los directivos.  Insisto en que no debemos generalizar.  Hay muy buenos ingenieros en Colombia hoy, verdaderos científicos, pero la inmensa mayoría lamentablemente se aleja poco de la descripción anterior.

Si estuviera en mi definir una política de educación superior para Colombia yo eliminaría los programas y facultades de ingeniería.  Pero no se asusten.  Reformaría también profundamente los programas y facultades de ciencias.  En su lugar crearía grandes Facultades de Ciencias que combinarán la formación e investigación en Ciencias Básicas (ciencia por la ciencia, por la comprensión del funcionamiento del universo) y en las mal llamadas Ciencias Aplicadas (que definiré aquí como ciencia orientada a la solución de problemas tecnológicos y sociales).  Los programas de ingeniería industrial, electrónica, mecánica y civil serían absorbidos en fuertes departamentos de física.  Los que hoy se forman en esas disciplinas se graduarían en un primer momento como físicos.  No habrían ingenieros civiles sino físicos expertos en estructuras civiles.  La ingeniería de sistemas y telecomunicaciones se unificarían en el departamento de matemáticas y estadística.  A la biología y a la química les adosaría todos los profesores y estudiantes de los programas de ingeniería de alimentos, bioingeniería e ingeniería ambiental.  Todo sin mencionar la creación de grandes departamentos de geociencias y astronomía en los que se ofrecería lo que por ejemplo hoy llamamos ingeniería de petróleos.

Pero si todos nos volvemos científicos ¿quiénes aplicarían los estándares, diseñarían los procesos o gerenciarian los equipos de trabajo?  En cada profesión científica, crearíamos líneas de profundización en esos aspectos de la gestión del conocimiento científico para los que hoy se forman TODOS los ingenieros.  Los estudiantes que mostrarán habilidades e intereses en la gestión y la administración se convertirían en científicos-ingenieros.  Ellos serían los jefes en los proyectos que ahora tendrían como mano de obra otros científicos formados profundamente en sus disciplinas y capaces de resolver problemas abiertos, problemas nuevos.  La proporción de “científicos-ingenieros” a científicos ya no sería de miles a 1 (muchos caciques y pocos indios) sino de 1 a muchos.

Los beneficios de esta utopía socio-académica serían diversos.  Científicos aplicados, con una formación rigurosa en ciencias y matemáticas, ocuparían el lugar de los ingenieros.  Los obreros de la creatividad técnica tendrían el más alto perfil y creo yo la mejor preparación para resolver problemas diversos y complejos.  Los nuevos ingenieros, científicos-ingenieros, tendrían una verdadera formación profesional en ciencias pero harían un trabajo de gerencia de nuestro propio conocimiento y soluciones.  No les exigiríamos una especialidad científica o técnica específica y de la misma manera ellos no se esforzarían por demostrarla usando o copiando aquella obtenida por científicos en otros lugares del mundo.

Aunque sé que pocos de ustedes votarían por un presidente que pensará en mi como Ministro de Educación, espero que la presentación de esta dura realidad en los términos igualmente duros que los he expuesto aquí sirva para pensar que existen maneras diferentes de abordar y tal vez resolver el problema de la formación científica y técnica en países como los nuestros.

Actualización (Mayo 22 de 2014).  Como podrán notar de los abundantes y largos comentarios abajo, esta entrada tuvo justamente la reacción que predecía al principio.  No es para menos.  Sé que fui atrevido, pero también sé que alguien tiene que lanzar la piedra en el estanque para que la cosa se mueva (no quiero tampoco dármela de mesías).  Las aguas estancadas huelen maluco.  Les recomiendo de manera muy especial los comentarios contrarios al punto en este artículo en especial aquellos que tuvieron la paciencia de escribir argumentaciones muy “científicas” como @_vonrichthofen, Alfredo, Francisco Beltrán y Alvaro Monterroza (que hasta bibliografía puso).   Me alegra que buenos científicos hayan leído y criticado la entrada.    No lean esta entrada sin leerlos a ellos (y seguramente a muchos otros que llegarán)

Anuncios

Navegación en la entrada única

26 pensamientos en “El Fetiche de la Ingeniería

  1. Me siento identificado con la parte del Ingeniero de Sistemas.

  2. Cesar en dijo:

    Aunque en mucho de lo que propones, no estoy de acuerdo, si creo Jorgito, que se te olvida que en Colombia la educación es un negocio en vez de ser un derecho fundamental como son en los países que ejemplificas. Si fueras Min. Educación, piensa primero como abolir este negocio y seguro tu Utopía, empezaría a tener forma.

    • Gracias Cesarion por tu comentario.

      Estoy de acuerdo. Lo lamentable es que los egresados de ese negocio, que se ven seriamente perjudicados y que tienen que ver después los cursos remediales en Europa (después de haber gastado millones de su educación en Colombia) no nos ayuden a denunciar esta situación.

      Como ingeniero de sistemas con un posgrado en el exterior que eres deberías escribir una carta al rector de tu universidad diciéndole: aumente el nivel de los cursos de matemáticas de esos muchachos de ingeniería porque sino no serán capaces de resolver verdaderos problemas, solo de utilizar y administrar la solución que otros encontraron.

      • Miguel Antgel en dijo:

        Aunque aún no termino mis estudios, estoy de acuerdo con el compañero en decir que la educación es un negocio y como estudiante de ingeniería civil y escuchando clases del profesor Jose Dario Aristizabal Ochoa, y como él dice, “en Colombia es una mafia que viene dada desde el gobierno, tanto que es mucho más económico que los Chinos vengan y construyan; a que se realice un proyecto con ingenieros y materiales Colombianos.”
        Además en una de sus denuncias que él realizó y refiriéndose a uno de los últimos proyectos llevados a cavo en la ciudad de Medellín; él argumentaba que últimamente un proyecto “no obedece a una buena ingeniería que siempre busca la solución a una necesidad de la comunidad, con los mayores beneficios a menor costo. Pareciera que obedeciera a necesidades de alguien en particular para engrandecer su ego, muy común en Colombia, gobernantes que se creen faraones dejando esperpentos.”

        (Espero no sacudir el avispero con este comentario).

  3. Saludos Jorge,

    Ahora sí me siento a escribir con calma. Yo me gradué como ingeniero electrónico en una universidad oficial colombiana, cursé estudios de maestría en ingeniería electrónica (énfasis en sistemas de control) en una univerisdad privada colombiana, me doctoré (en ingeniería mecánica, en la línea de dinámica y sistemas de control) en una universidad estadounidense y ahora trabajo en una universidad alemana. Entre la finalización del doctorado y el comienzo de mi trabajo en Europa, estuve año y medio trabajando en dos universidades, una oficial y otra privada. Cuento todo esto simplemente para que sea más fácil ver de dónde tomó forma mi punto de vista.

    Quiero primero explicar en qué forma mi punto de vista difiere un poco del de Jorge. La ingeniería, en general, es una disciplina que se encuentra en el medio de todo. Yo no creo que los ingenieros deban ser científicos puros. Un ingeniero en ejercicio no necesita inventar un nuevo teorema, pero sí necesita saber qué teoremas aplicar para resolver un problema práctico. Por eso considero que debe mantenrse la separación entre las facultades de ciencias puras (la ciencia por la ciencia) y las de aplicación de la ciencia (ya que a Jorge no le gusta el término “Ciencia Aplicada”).

    La diferencia entre el punto de vista de un ingeniero y un científico puro la he podido ver dentro de mi campo de acción particular. Yo trabajo en ingeniería de control, un campo tan transversal que recibe aportes de personas adscritas a departamentos de matemáticas, física, ingenierías eléctrica, mecánica, química, civil, por nombrar solo unos cuantos. Y en la formulación de problemas y soluciones, se ve claramente la diferencia de estilo, de pensamiento, de forma de ver las cosas, que la formación diferenciada crea en las personas. El rigor se mantiene, eso sí, y la diversidad de puntos de vista resulta siendo enriquecedora.

    Ahora, estoy completamente de acuerdo con lo que Jorge dice: nuestra sociedad tiene un fetiche por la ingeniería y Colombia está produciendo un exceso de ingenieros mal formados. Pero esto se debe a otro problema de la sociedad: el arribismo. Un título de ingeniero suena más bonito que el de técnologo, y a veces nos creemos más por tenerlo. Además, decimos, un ingeniero gana más. Y si uno está dispuesto a pagar para convertirse en ingeniero, habrá escuelas dispuestas a cobrar para convertirlo a uno en ingeniero, aunque ese título no esté respaldado por un conocimiento, por una formación sensata.

    Las empresas en Colombia, por otro lado, contratan ingenieros para labores que realmente puedne ser ejecutadas por tecnólogos, que no requieren formación real en ingeniería. Ajustar un lazo de control PID en un PLC, por ejemplo, no requiere un conocimiento exhaustivo de la teoría de estabilidad de Lyapunov. ¿Para qué, entonces aprender todas esas cosas?

    La actitud de las escuelas se refuerza con la actitud de los estudiantes. Un egresado de una universidad en la que trabajé le dijo a su hermano, que estaba viendo el cursod e control analógico conmigo: “Eso no sirve para nada, al final uno en la empresa solo le da autotunning al PLC y listo.” Los estudiantes no entienden que uno no puede hablar de ingeniería sin matemásticas y física, sin esa base. Y limitan la ingeniería a hacer que las cosas anden, sin detenerse a entender por qué andan o por qué no andan cuando deberían.

    Por supuesto, esto no ocurre con todas las universidades ni con todos los estudiantes. He de decir que yo me siento afortunado y que el nivel de los cursos que tomé en Colombia, tanto en pregrado como en posgrado fue igual, y en ocasiones superior, que aquellos que vi en el doctorado en USA.

    Yo considero que el gran cambio que en este momento necesita la ingeniería en Colombia, particularmente en algunas áreas, es darse cuenta de que no necesitamos formar tantos ingenieros. Más que eso, necesitamos darle su lugar adecuado a la formación tecnológica. Lo que implica, por supuesto, entender que los salarios deben función del conocimiento y la experiencia de la persona, y no de un título que, la mayor parte de las veces, no está respaldado por conocimiento alguno.

    En el largo plazo, debemos aumentar los centros de desarrollo tecnológico, las empresas que diseñes y transformen productos nuevos. Ahí es dónde de verdad necesitaremos ingenieros, gente que descubra para qué nos puede servir en el día a día que la hipotenusa al cuadrado sea igual a la suma de los cuadrados de los catetos.

    Creo, pues, Jorge, que esa es la revolución que deberemos poner en marcha cuando estemos en el ministerio.

    Un abrazo

    Rudy
    @_vonrichthofen

    • Gracias Rudy por tu exhaustivo y valioso comentario. En realidad tiene la longitud y profundidad de una entrada de blog de modo que a partir de ahora lo considerare una contribución mas a mi sitio.

      Si bien estoy de acuerdo con la mayoría de lo que dices hay cierto enfoque que es el que considero debemos cambiar.

      No existe nada así como un profesional que sepa aplicar el teorema de pitágoras y otro que no. El que lo conoce a profundidad y no lo sabe aplicar es un profesional mediocre. Pero el que no lo conoce a profundidad y lo sabe aplicar también es un profesional mediocre.

      Al margen de los problemas sociales y económicos implicados, la ingeniería necesita reformarse desde la base y no es mejorando el currículo o eliminando los intereses económicos. Necesitamos revisar lo que se entiende por ingeniería y esa es la propuesta en el blog.

      En fin lo demás ya esta escrito.

  4. Aunque sé que en Colombia el sistema educativo debe cambiar radicalmente, puesto que acá nos preparan para ser empleados y no emprendedores e innovadores, tengo que aclarar que la ingeniería no es solo una rama de la administración, la ingeniería hacer parte fundamental de la creatividad, de la innovación, de la creación y claramente es un área que acerca demasiado al área científica.

    • Gracias Andrés por tu comentario.

      Justamente esa es la idea de la entrada. La ingeniería no es administración es ciencia.

      Los aspectos “administrativos” de la ingeniería deberían ser una especialidad para unos pocos pero ahora son el caracter inconfundible de la formación en ingeniería en Colombia.

      Debemos formar a nuestros “ingenieros” como verdaderos científicos.

  5. Hola Jorge.

    El plan de estudios del Instituto Nacional de Ciencias Aplicadas (INSA) de Toulouse http://www.insa-toulouse.fr/es/formation/ingenieur.html

    En INSA no existe la Ing. de Sistemas sino:

    – Informática y redes
    – Ingeniería Matemática y Modelización

    Y los estudios Doctorales http://www.insa-toulouse.fr/es/formation/ecolesdoctorales.html

    Lo cual vemos una gran diferencia entre la educación Colombiana y Francesa.

    Sin hablar de otras Universidades Europeas.

  6. Josh Win en dijo:

    Este post acierta a toda mi vida académica, cuando niño solía decir que quería ser científico y pues este era mi propósito hasta llegar al punto de elegir una carrera, en ese entonces decidí por presión familiar y quizás guiado por ese sueño de niño de ser científico por una carrera llamada Ingeniería de Sistemas y Telecomunicaciones, aclaro que este post fetichista como este comentario no van a cambiar la realidad.

    Una vez iniciada esa carrera fue un desastre para mi ya que no tenia todos los fundamentos de las ciencias exactas tan arraigados y aclarados en mi desarrollo en primaria, empezando por ahí comienzan lapsos marcados de por que la ciencia en el ámbito académico se convierte en un desierto.

    Tuve grandes profesores en esa carrera como por ejemplo Maria Eugenia Ramírez (1) y también malos momentos debido a esas falencias, el nivel que se exigía era alto y por lo tanto era normal que ocurriera esto.

    No tengo motivos para culpar al ministerio de educación ni tampoco a las universidades, la ciencia lo elige a uno.

    Considero que la ciencia es de y para todos, Dios la creó para estar inmersa en ella y de esta manera pertenecer a su más intrínseca ley , esto no depende de un gran plan maestro de educación en Colombia más sin embargo concuerdo que la educación en Colombia tiene muchos vacíos y puede parecer un chiste comparada con otro plan de educación.

    También este escrito me hizo recordar un capitulo de TBBT en el que Sheldon le dice a Howard que los ingenieros son los “Oompa-Loompas” de la ciencia y realmente no se aleja tanto de mi realidad.

    No desprecio la carrera que elegí por que primero la odiaba y con el tiempo he llegado a quererla y apreciarla, sencillamente resolver lineas de códigos y enigmas en el conocimiento de la informática de otros también es ciencia.

    Pasar días y noches resolviendo una solución mediante código en JavaScript (Inserte un lenguaje aquí) o cualquier reto de programación también me hace científico por que debo resolver problemas de la vida real en la que debo utilizar una ciencia exacta como las matemáticas o investigación avanzada para llegar a ella.

    Nuestro mundo no vive de esas utopías de educación, tan solo la ciencia está allí dispuesta en cualquier momento no para personas llenas de menciones u honores sino simplemente para aquellos que quieren experimentar, que quizás como yo de una forma personal siguen luchando por adquirir un conocimiento cercano a la ciencia.

    La administración es simplemente el aperitivo para algunos ingenieros que quieren dejar de quemarse las pestañas para simplemente mandar y los “Oompa-Loompas” seguimos en esa lucha intensa de resolver lo que otros no pueden en los conocimientos de otros cientificos y esta relación es de muchos a muchos.

    Esta misma plataforma WordPress es la prueba de que escribes en un lugar construido de muchos “Oompa-Loompas” de esos que como yo perseveran de forma didáctica y auto-gestionada avanzar en un país que no invierte mucho en la educación pero que gracias a la Internet ha sido la puerta para aprender más.

    Dios lo Bendiga.

    (1) http://puj-portal.javeriana.edu.co/portal/page/portal/Facultad%20de%20Ciencias/1_pdfprofesores_depto_fisica/Ram%EDrez%20Osorio%20Mar%EDa%20Eugenia.pdf

    • Gracias Josh por tu valioso comentario. Respeto la labor de los “Oompa Loompas” y sin ella el mundo en el que vivo no existiría. Solo quisiera que no hubieran tenido traumas (como los que relatas) y que supieran más de ciencia. Si con la formación que han recibido, en la que se menosprecia de alguna manera la ciencia, han hecho lo que vemos, ¿te imaginas lo que harían con una sólida formación científica?

  7. Jose Pedraza en dijo:

    Hola, soy Ingeniero Electrónico de una universidad publica en Colombia.

    Estudié eso porque me encantaba desde el colegio “pegar resistencias y programar microcontroladores” y creo que en ello hay también mucho por hacer.

    Efectivamente y como planteaba mi profesor de nanotecnología, no todos los ingenieros deben ser “operarios” sino deben ser “cientificos” y lo decía en el sentido de crear, que es lo que realmente es la ingeniería, usar el ingenio para crear soluciones. Que estas soluciones son a un nivel diferente que las que crea un científico puro es también cierto.

    Lo que veo en Colombia es una desconexión entre la academia y la empresa en ambos sentidos, esta última es la que debería halar la investigación. Esta conexión se ha planteado por mucho tiempo pero aún sin grandes avances.

    Por dar ejemplo, si una empresa la crean en Colombia para producir plásticos, el que la creo parte de una experiencia que tuvo en algún momento, necesita maquinaria. La experiencia dice, esas maquinas es necesario importarlas porque acá no hay la tecnología. Importa las máquinas y quien las maneja, mm pues un ingeniero debe estar al tanto. Y tenemos a un ingeniero como operario. Pero surgen proyectos, y necesitan que eso proyectos marchen, entonces un ingeniero que sepa manejar proyectos. Pero si esta empresa no decide invertir en investigación para crear sus propias maquinas, hacer nuevos materiales, etc, pues no va a necesitar a la academia, y son empresas que solo crean para la tecnología existente, pero no crean tecnología. Eso mismo sucede por ejemplo en el campo de las telecomunicaciones, no conozco el primer celular diseñado en Colombia, o el primer router o amplificador de RF, porque? porque todo se importa, porque? porque el mercado exige y nosotros no producimos tecnología, solo la usamos. Entonces vemos ingenieros dando soporte a un router, a un centro de red, etc. Y claro hay todo un mercado de miles de millones de pesos que mueve el mercado laboral.

    Del lado de la academia, muchas investigaciones aún en ingeniería se han quedado allí, tremendas tesis laureadas, pero no fueron empresas productivas. La academia no crea empresas. La empresa no hace investigación científica. Si esa dinámica fuera distinta, si las universidades explotaran su producciones académicas comercialmente, crecería la investigación, y habría plazas laborales para ingenieros-cientificos y no solo ingenieros-administradores/operarios.

    La investigación y la innovación producen más y mejor a largo plazo que las soluciones comerciales a corto, pero los gobiernos acá no han entendido eso y no lo han apoyado. ¿Porqué no hemos lanzado un satélite propio en vez de estar alquilando, si es más barato?

    Podría quedarme hablando de porque esto no se ha dado, pero se requiere que se fortalezca más este vinculo, porque a la final las empresas son las pueden invertir en investigación. Un ejemplo que vale la pena resaltar es lo que ha hecho la empresa Argos, donde han invertido en investigación e innovación y ya están obteniendo resultados, y esto implico plazas de ingenieros con un perfil científico.

    Entonces además de formar buenos ingenieros con perfil científico, impulsar empresas con un enfoque científico, y eso requiere entre otras también ingenieros con un perfil administrativo!!

    • Excelente aporte Jose, muchas gracias.

      Estoy de acuerdo que el sector productivo es responsable en parte de nuestro atraso científico en temas tecnológicos. Aplaudo las iniciativas de las empresas que arriesgan capital en estas cosas.

      Una problemática: ¿quiénes son los directivos de estas empresas? ¿matemáticos, físicos, ingenieros con doctorado?

  8. Jorgito…
    Sera esta tu realidad, no puedes comparar un ingeniero con un científico….

    La ingeniería es a profesión mas antigua que hay, es antiquísima, o como crees que el hombre logro salir de la edad de piedra?? como desarrollo sus herramientas y conoció los materiales??? sera con conocimientos científicos??….
    El ingeniero es el profesional que utiliza conocimientos científicos y técnicos para generar soluciones en un contexto determinado (una idea aproximada de lo que hacen los ingenieros). El fin de los ingenieros no es la ciencia, sino, el ingenio

    No puedes culpar los malos ingenieros por su naturaleza, todo se debe a un muy mal sistema educativo, indiscutiblemente los científicos son los que generan conocimiento, y eso que no estoy tan seguro, el mejor grupo de investigacion del 2013 segun COCIENCIAS, fue CIDEMAT, y solo tiene ingenieros… como la ve!

    ” yo eliminaría los programas y facultades de ingeniería”, me das risa!!
    Quisiera saber como le harás para bañarte mañana, ver la tele, incluso comer… absolutamente la ingeniería esta involucrada en todo.

    El científico descubre lo que existe, el ingeniero crea lo que no.

    • Hola Juan David. Gracias por tu comentario.

      Lamentablemente mal interpretaste mi entrada. Al decir eliminar las Facultades de Ingeniería no quería decir eliminar la creatividad, la innovación y en general la producción tecnológica que defiendes o reclamas.

      Lo que quiero decir aquí es que los que deben hacerla son científicos y no ese chiste de profesionales de la ingeniería que estamos formando en Colombia.

      Tampoco comparto tu idea de que el mundo dejaría de funcionar o progresar sin ingenieros. Dime una sola cosa en tu vida cotidiana que haya sido creada por un ingeniero colombiano. Todo lo que usas fue creado por verdaderos científicos en países a los que a la profesión de ingeniero se le da la altura que merece. No olvides que “Ingeniero Alemán” o “Ingeniero Japones” significa en Colombia “Físico”.

      Finalmente te recuerdo que los carpinteros sin educación también crean cosas que no existían.

      Ese no es el propósito ni de la ingeniería, ni de la ciencia. Es el propósito de la artesanía, de los oficios. Ahí esta el defecto en tu formación como ingeniero. Te enseñaron a ser útil y no a ser ambicioso científicamente hablando. Te enseñaron habilidades para construir alarmas y no para diseñar naves espaciales. El que sabe hacer una página web difícilmente podría programar un robot que camine. El que programa un robot que camina hace la página web como un acto reflejo.

      El propósito de la ciencia es descubrir el funcionamiento del Universo y cuando se pueda encontrar maneras de ponerlo a nuestro servicio. Si no tienes ni idea de cómo funciona el mundo y tu mismo no te pones en la empresa de buscarlo no serás nada más que un carpintero o un artesano.

      • GTFO en dijo:

        si es que no tiene memoria la mayoría de las creaciones por ejemplo los molinos fueron creadas por ingenieros que para tiempos lejanos ingeniería era considerada un arte, pues por si no lo recuerda. a otra cosa los países también los miden en su capacidad de generar ingenieros para darles calificaciones en confianza de inversión, astrónomo que dice ser gracias a quien tiene los nuevos aparaticos para ver en el espacio, quién hace realidad todo esos aparaticos no precisamente usted como físico así que deje la idea pendeja de que un ingeniero solo administra.

  9. stiven en dijo:

    me parece absurdo lo que dices, por mi parte soy ingeniero me gustan las ciencias y desde mi experiencia los ingenieros hoy en día son los que sea apoderan de la investigación, trabajo en un grupo de investigación y la mayoría son ingenieros, y no se desde que experiencia hables o si es que solo eres un ingeniero graduado de una mala universidad en la que solo les enseñaron a hacer y no a pensar.

  10. Jaime Alvarado en dijo:

    Ja! George, no pudiste haber expresado lo que pienso de una mejor manera. Necesitamos gente interesada en promover nuevos puntos de vista del conocimiento científico para luego ser aplicados, pero eso si por personas que sean capaces de saber de dónde vino lo que están haciendo, no limitados únicamente a su elaboración.

  11. Juan en dijo:

    Muy acertado Jorge!

    Cada día socializo con gente que (sin ánimo de generalizar y ofender) estudia ha culminado sus estudios de ingeniería en universidades privadas -e incluso publicas, no toda la culpa es de las universidades o centros de formación privados- que solo se centran en dar un panorama muy superficial respecto a la formación científica, y se dedican a enseñar la parte operativa o “diciplinar” y ya con eso les basta para acreditar a alguien como Ingeniero. Cuando empecé carrera observaba los trabajos y exámenes de ciertas instituciones y daba pena ver lo poco que exigían en áreas como la física, química, cálculo (…) y simplemente formaban ingenieros productivos a los cuales un tecnólogo les da “sopa y seco” . Lo peor del cuento es que será tal el desinterés por brindar un aprendizaje de calidad, que en ciertas instituciones cuando los docentes exigen, empiezan a aparecer tutelas, acciones legales y otras acciones ante las cuales al docente no le queda de otra mas que “agachar la cabeza”, porque su alumno es un mediocre que quiere todo fácil; varias universidades prefieren perder un profesor que exija, antes que brindar una formación sólida a sus estudiantes.

    Ese mismo fetiche hacia la ingeniería, el cual -creo yo- ha crecido por los estigmas sociales y por el “prestigio” de ser un ingeniero; ese fetiche que ha nacido al ver que nuestros ingenieros se están formando solo para manejar un software que “hace todo” y se gana X millones; es el que no nos deja progresar. Considero que muchas personas en distintas facultades de ingeniería de este país deciden estudiar ingeniería no porque quieran innovar o realizar una verdadera labor ingenieril, sino porque saben que son 5 años de quemar pestaña y después todo lo hace un software, solo se limitan a seguir una instrucción o método; no pretendo generalizar ya que hay personas que sacan la cara por sus respectivas carreras, instituciones e incluso generaciones.

    Al hablar con muchos de los futuros ingenieros de este país, queda clara una cosa y es que solo quieren salir rápido para trabajar en una petrolera, en una multinacional o una gran empresa porque saben que van a ganar dinero así no hagan un carajo, es solo saber qué hacer, seguir el método y esperar el cheque! pero no se preocupan por ver mas allá de sus narices y buscar innovar, crear porque “para eso están los científicos”-crasso error-.

    Como estudiante de ingeniería debo decir que he sido afortunado al recibir una educación bastante exigente y si algo he aprendido, es que un BUEN INGENIERO debe tener aptitud científica, el que no tiene aptitudes para las ciencias -así no sea de una forma tan profunda como un científico- debe o mejorar o buscar otra carrera u oficio, así de simple! por eso es que cuando viene un ingeniero Alemán, Japonés, Frances; la media de los ingenieros nacionales parecen primiparos!! porque en este país se están formando anualmente miles de ingenieros sin visión, mediocres, los cuales solo pasaron “a punta de 3,0” sin capacidades mas allá que seguir una metodología preestablecida. Por eso en este país, la ingeniería no es a mi modo de ver, un oficio apasionante, porque solo es seguir reglas, hacer lo que verdaderos ingenieros han hecho…al final no hay ingenio! es solo ser un borrego que no se preocupa por el origen del “conocimiento” que aplica, sino solo por producir…entonces ¿dónde está la ingeniería? incluso hasta en los call center he visto y conocido ingenieros cuya labor nada tiene que ver con ingeniería ¡por dios!

    Ser ingeniero se ha vuelto el trampolín para tener un buen sueldo y ya! sin importar el avance, la innovación, la generación de conocimiento con un trasfondo científico sólido; y otras tantas cosas que en un principio fueron lo que impulso a grandes ingenieros que ha tenido la historia y que han marcado un hito….igual, no le echemos toda la culpa a las universidades o a los estudiantes crédulos, detrás hay mucha “rosca” y malas políticas entre otros tantos factores que hacen que este país siga estancado.

  12. Alfredo en dijo:

    Respetuosamente hago unos comentarios:

    Es un hecho que en los albores de la historia, la ingeniería no necesitó la ciencia. Los pueblos antiguos hicieron grandes obras con el sentido común, la observación y el ingenio, como muchos de nuestros campesinos y artesanos. Luego la ingeniería descubrió que podia basarse en los conocimientos científicos para hacer cosas cada vez más complejas, lo cual se volvió cada vez más importante a medida que la humanidad progresó.

    Actualmente, las ciencias básicas son precisamente el fundamento de la ingeniería para permitir alcanzar niveles más altos de desarrollo, ya no son suficientes las características que le dieron origen, a pesar de lo cual aún siguen siendo muy importantes, y muchas veces hacen la diferencia entre los ingenieros. Mientras más detalles tenga en cuenta un ingeniero en su profesión, mejor será su desempeño.

    Pero además, ingeniería no solamente se enmarca dentro de lo que se puede abarcar con las ciencias básicas sino que tiene que ver mucho con el uso eficiente de los recursos humanos, del tiempo, de la economía, de los materiales, con el objetivo de obtener la mejor calidad posible del producto bajo la garantía de su utilización con suficiente seguridad.

    Las técnicas de diseño y los procedimientos de construcción, los elementos para control y las herramientas para dirección de proyectos, de métodos de gerenciamiento, de producción en serie, entre otros, son parte de la misma ingeniería, ya que esta no se puede circuncribir únicamente a los conocimientos técnicos, que surgen de los resultados de la investigación científica o solamente del conocimiento científico puro, sino también de la aplicación de metodologías que facilitan, mejoran y relevan el esfuerzo humano, permitiendo a la humanidad desarrollar el intelecto y las artes.

    Este es un pequeño aporte a la discusión, buscando enfocarla mejor.

  13. Diego Hernandez en dijo:

    De acuerdo, sin embargo según veo las cosas hasta para programar un PLC o un Microcontrolador si se realiza mediante un método cientifico los resultados obtenidos serían mucho mejores a los obtenidos por alguien que realiza las labores a prueba y error, y es allí donde creo que la formación cientifica no solamente tiene que ver con la formación en ciencias básicas, tambien tiene que ver con una concepción metodológica del hacer. Una persona que trabaja en un Call Center estará en la posibilidad de proponer cambios óptimos en la compañia donde trabaja si utiliza herramientas metodológicas adecuadas tal vez obviando el hecho de que en su universidad nunca haya visto “Teoria del Call Center”. Un abrazo.

  14. Como investigador en ingeniería Biomédica, Ingeniero en la industria y profesor de Ingeniería , honestamente difiero en muchos aspectos de la entrada, aunque si apoyo que la ingeniería en Colombia debe cambiar, es verdad, la industria nos exige a los ingenieros hacer cosas que un tegnologo podría realizar. Pero hay un secreto, antes de implementar cualquier proyecto, todo ese conocimiento científico se aplica en la solución de un problema que en raras ocasiones respeta un ambiente controlado, no quiero menospreciar el trabajo de los científicos, al contrario creo que la ingeniería va en los hombros de los científicos puros. La idea de la ingeniería pura es aplicar los teoremas que los científicos puros encontraron, sin quitar la opción de crear teoremas nuevos.
    En aquellos países los cuales tu admiras tanto, existen los físicos y los ingenieros, no son una sola carrera, pueden ambos pertenecer a una sola facultad de ciencias pero siguen siendo carreras independientes. un ingeniero es mas que un físico con una especialización, el no desvela los misterios de como funciona el mundo (podría hacerlo si se enfoca en investigación) pero si nos dice a nivel practico para que nos ha servido desvelarlos, en tu punto que la ingeniera tan solo es un poco mas de la ciencia puede ser algo extremista y si queremos ser extremistas acabemos también la medicina que tan solo es una aplicación de la biología, y de paso la economía que a la larga es tan solo matemática financiera, y por que separar a un músico de un pintor que no todo es arte?, o un abogado de un periodista que no son ciencias sociales en el fondo?, o la ciencia de la filosofía que a la larga no vienen ambos del mismo origen tratar de explicar el por qué?.
    Creo que la ciencia es la madre de la ingeniera, ella se pregunta el por qué, pero la ingeniería se pregunta el para qué, es decir mientras la ciencia identifica la teoría de la gravedad, la ingeniería crea el motor que la rompe, de nada sirve un teorema que no refleja una aplicación para mejorar la calidad de vida de la humanidad.
    Dejando esto claro, tienes razón el ingeniero administrador da vergüenza, estudie Ingeniería Electrónica y De Sistemas, aprendí tanto pegar una resistencia como a gerenciar proyectos IT y odie ambas cosas, pero ame la matemática discreta, disfrute horas escribiendo algoritmos que fueran genéricos, solucionando problemas específicos, pensando en productos que no existieran y en crearlos tan solo por que no existen sin pensar si vendían o no , y si para poder terminar muchos de estos productos o por lo menos en piloto fue necesario pegar resistencias, creo que quien quiere ser un verdadero ingeniero lo lleva en el corazón mas que cualquier fetiche y rompe las barreras de la educación sesgada.

  15. Estimado profesor Zuluaga esta es mi respuesta como filósofo y como ingeniero. Lo felicito por lo que asteroide.

    LA INGENIERÍA NO ES UN FETICHE
    Por Alvaro Monterroza Ríos
    Profesor ITM

    Este artículo es una respuesta a una entrada de blog de profesor, investigador y divulgador en astronomía de la Universidad de Antioquia Jorge Zuluaga . El escrito, llamado “El Fetiche de la Ingeniería” , el profesor Zuluaga, de formación en física, hace afirmaciones fuertes sobre cómo, según él, se está sobreestimando o se le hace culto a los estudios en ingeniería en Colombia. La ingeniería, nos dice Zuluaga, se ha apoderado de las sociedades académicas y educativas que ha llevado al detrimento en la formación y la investigación de los científicos “puros”. Afirma que el ingeniero (colombiano) es un científico deficitario o formado a medias ya que está obligado a ver materias de administración de proyectos, estándares y metodología en vez de materias más científicas y matemáticas. Literalmente dice “¿…un ingeniero electrónico? Un físico del estado sólido al que nunca le dieron un curso de semiconductores decente y que perdió un cuarto de su carrera […] en programar microcomputadores, diseñar circuitos y pegar resistencias”. O “¿Un ingeniero de alimentos? Un químico formado a medias porque su currículo incluía asignaturas inútiles que lo desviaron de su propósito fundamental…” y frases por el estilo. Como consecuencia, según el profesor Zuluaga, el ingeniero es un administrador de problemas y no un generador de conocimiento como lo hacen los científicos bien formados. Por lo tanto, según su punto de vista, los ingenieros (en Colombia) no están preparados para enfrentar la realidad. Por ello propone la eliminación de los programas y facultades de ingeniería del país para convertirlas en facultades de ciencia: “los programas de ingeniería industrial, electrónica, mecánica y civil serían absorbidos en fuertes departamentos de física”.

    No cabe duda de que una parte del diagnóstico del profesor Zuluaga es cierto, muchos de nuestros programas de ingeniería están centrados en la administración de procesos existentes y en la resolución de problemas operativos, pero no en la invención e innovación de los mismos. No obstante, los argumentos que utiliza, los ejemplos señalados, la subestimación por las formas de conocimiento no “científico”, el desdén por las habilidades técnicas, así como su concepción de la ingeniería y la tecnología, están completamente equivocados. No obstante, el artículo es bueno porque abre la posibilidad de repensar las relaciones complejas entre la ciencia y la tecnología, la ciencia y la ingeniería, el papel de las mismas y las formas de educación predominante, pero la forma de exponerlo y defender su posición no es nada afortunada.

    En mi concepto, la principal equivocación del artículo es una creencia generaliza falsa: que la tecnología es “ciencia aplicada” y sus practicantes, los ingenieros, son “científicos aplicados”. Esta tesis (cognitivista) es muy cercana al sentido común y puede sintetizarse así: la ciencia forma una teoría que luego puede ser aprovechada para realizar tecnología. (López Araiza, 2012) Como consecuencia, se asume que existe una “ciencia pura”, dedicada a la obtención de conocimiento por el conocimiento mismo, y una “ciencia aplicada” para obtener conocimiento con propósitos de resolver problemas sociales y tecnológicos. Es evidente que existen ejemplos en que tal cosa ha sucedido (primero ciencia, después tecnología) y quizá uno de los casos más conocidos es el proyecto Manhattan para que los Estados Unidos consiguieran la bomba atómica de mano de la recién estrenada teoría de la fisión nuclear. Sin embargo este ejemplo no es la norma sino la excepción; la máquina de vapor fue primero que la termodinámica, la metalurgia fue primero a la química, los mecanismos existieron antes que la mecánica, la agricultura fue primero que la agronomía, la vacuna existió antes que la inmunología, etc. En estos casos la teoría que serviría de base a la tecnología vino después y fue influida e inspirada por la última. Después de todo, la ciencia u otras formas de conocimiento refinado son relativamente reciente en nuestra historia pero la invención técnica siempre nos ha acompañado. Dice la paleoantropología que los seres humanos somos productos de las técnicas y de nuestros artefactos y símbolos.

    No obstante, lo anterior no es suficiente para demostrar que la tecnología no es sólo ciencia aplicada. Indudablemente la ciencia y la tecnología tienen una relación muy íntima pero no debido a los aspectos meramente cognitivos (de hecho, el conocimiento científico y conocimiento tecnológico son muy diferentes). Tampoco comparten los objetivos, en el caso de la ciencia se busca la explicación de lo que está allí (naturaleza) mientras que la tecnología busca la transformación práctica de la cultura material. Lo que sí comparten son los aspectos metodológicos: ambas prácticas tienen un estricto control de calidad sobre lo que producen, sus productos (teorías y modelos en la ciencia, y procesos y artefactos en tecnología) son sometidos a prueba antes de ser adoptados, pero hay que considerar que los productos de la tecnología (redes de telecomunicaciones, construcciones, máquinas, etc.), porque a diferencia de la ciencia, éstos no pueden fallar (decía Popper). Hasta este punto podríamos decir sin problemas; la tecnología es la aplicación de los métodos científicos a la satisfacción de las necesidades humanas mediante la transformación causal del medio. Sin embargo aunque compartan parte del aparato crítico y metodológico, existe otra diferencia profunda: la ciencia transforma las representaciones (modelos, teorías, conceptos) mientras la tecnología transforma la realidad (lo que está allí). (Broncano, 2001)

    Es importante aclarar que la tecnología es un sistema complejo con múltiples actores, pero en el núcleo de esos actores están los técnicos, tecnólogos e ingenieros. Estos últimos son los practicantes por excelencia de la tecnología ya que en ellos recaen las mayores responsabilidades en la innovación y transformación del mundo material humano. El profesor Zuluaga dice que los ingenieros en Colombia no salen preparados para enfrentar la realidad (quizá tenga razón), pero se equivoca al pensar que la realidad son las entidades naturales. En verdad, la realidad es más compleja que las cosas que están allí, la realidad tiene múltiples niveles integrados al mundo de nosotros los humanos, además de los aspectos materiales y energéticos de la naturaleza existe un universo complejo social y humano que atravesado por consideraciones técnicas, financieras, ergonómicas, ambientales, sociales, jurídicas, etc., que condicionan fuertemente la labor del ingeniero. Asimismo, la ingeniería requiere otras formas de conocimiento como el conocimiento operacional y las habilidades (know how) que se adquieren sólo por entrenamiento. Por estas razones, un ingeniero electrónico no necesita sólo más cursos de semiconductores “decentes” sino también programar microcomputadores, diseñar circuitos y pegar resistencias, además de tener nociones básicas de administrar proyectos y recursos (toda obra ingenieril es un proyecto).

    Una definición interesante de ingeniería es la de un profesor a de la universidad de Texas llamado Billy Vaughn Koen: –citado por Broncano (2012)- quien dice que “el método ingenieril es la estrategia para causar el mejor cambio en una situación mal entendida dentro de los recursos disponibles” (Broncano, 2012:116) Esta definición describe el carácter creativo (estratega) del ingeniero así como el enorme conjunto de restricciones de recursos que tiene la práctica ingenieril.
    Además, la ingeniería (y otras profesiones afines a la tecnología) trabajan con objetos que no son naturales sino artificiales o virtuales y por ello existen ciencias de lo artificial (Simon): la programación lineal, las teorías del diseño, la investigación de operaciones, la ciencia de los materiales, la teoría de procesos, los modelos de gestión, las ciencias de la computación, etc., son disciplinas que nacieron en la ingeniería y que son objetos de estudio no cubiertos por la ciencia básica.

    Por otra parte, la ingeniería es un modo especial de representar las acciones futuras, es decir, el ingeniero (el buen ingeniero) es un diseñador, un inventor, un modificador creativo de cosas, un creador de lo aun no existe. De esta manera, el ingeniero químico es un diseñador de procesos de transformación fisicoquímica; el ingeniero mecánico es un diseñador de arreglos y objetos mecánicos; el ingeniero en diseño industrial es un diseñador de formas y funciones de objetos de uso; el ingeniero civil es un diseñador de obras civiles; el ingeniero de producción es un diseñador de sistemas de organización productiva, etc. En contraste, un científico no diseña nada (si mucho experimentos o modelos conceptuales) pero eso no tiene nada de malo ya que no es su objetivo. Esto nos crea una pregunta abierta ¿de qué manera una formación netamente científica incentivará la creatividad técnica?

    Finalmente podemos decir que en un sentido amplio, el (buen) ingeniero es un humanista ya que crea nuevas posibilidades e invenciones en el universo material humano. Debe tener presente tanto el artefacto o proceso que va a diseñar así como los efectos que va a generar con la implementación de esa producción, por ejemplo, un ingeniero civil que diseña un puente o carretera no sólo debe tener en cuenta los aspectos técnicos y de recursos que se requieren sino también los efectos y los impactos que este produce su uso a una determinada comunidad.

    La ingeniería no entonces es un fetiche, no es un objeto de culto en Colombia como se dice, por el contrario es necesaria fomentarla más para la transformación de lo presente. Hemos visto que son un conjunto de disciplinas que ha intentado estandarizar sus prácticas justamente para tener un mayor control de calidad en sus producciones (como la ciencia) ya que deben obligatoriamente enfrentarse con la realidad (no la realidad natural sino toda la realidad). Estoy de acuerdo en la crítica de que nuestros ingenieros deben tener mayor y mejor formación científica, pero es necesaria también una mayor formación en los aspectos metodológicos, operacionales, contextuales y normativos para entender y transformar responsablemente las realidades humanas.

    Referencias
    Broncano, F. (2000). Mundos artificiales. Filosofía del cambio tecnológico. Barcelona: Paidós Ibérica.
    Broncano, F. (2012). La estrategia del simbionte. Cultura material para nuevas humanidades. Salamanca: Delirio.
    López Araiza, H. (2012). Cómo y por qué una filosofía de la tecnología. Argumentos de razón técnica, 111-124.

    • Hola Alvaro,

      Gracias por el comentario. Aunque un blog no es un espacio formal, es bueno que, como en la ciencia se sopesen los argumentos en favor y en contra de una argumentación. Voy a resaltar su artículo y los otros comentarios críticos en el texto mismo de la entrada de blog.

      • Gracias por la amabilidad, eso es de esperarse de una discusión argumentada. Voy a publicarlo en el periódico interno del ITM. Lo felicito por dos cosas, la primera es haber revivido una discusión dormida (estoy seguro de muchas facultades de ingeniería lo están) y al segunda por ser el nombre de un asteroide colombiano.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: