Trinoceronte

Porque 140 caracteres a veces no son suficientes

¿Básica o Aplicada? Esa no es la cuestión

Si la Ciencia Básica no es Aplicada entonces ¿para qué?  Si la Ciencia Aplicada no es Básica entonces ¿qué es?  La división entre Ciencia Básica y Aplicada es un embeleco cultural.  Una excusa, tal vez, para no repartir la plata como debería entre líneas de investigación que se adelantan décadas en el futuro.  Toda inversión en “ciencia aplicada” en nuestros países en desarrollo es en realidad una inversión en la aplicación de ciencia básica extranjera (con giro directo a los dueños alemanes y japoneses de las patentes respectivas)  Hay que acabar con este mito y defender a la ciencia en su totalidad unificando las que podrían ser, simplemente, aspectos administrativos o culturales del mismo fenómeno.

“No hay rigurosamente ciencia básica y aplicada. Lo que hay es científicos mal administrados e ingenieros que no saben de ciencia
Marzo 5 de 2014
http://bit.ly/trino-ciencia-aplicada

¿Ciencia Aplicada? Adaptado de http://bit.ly/1ostU9o

¿Ciencia Aplicada? Adaptado de http://bit.ly/1ostU9o

En mi último Trinoceronte plantee una reflexión acerca de la calidad y pertinencia de la formación en ingeniería en Colombia.  Como lo predije precisamente allí, las reacciones no se hicieron esperar.

Ingenieros conscientes de los defectos que tiene la formación profesional en sus disciplinas en el país, reconocieron parcialmente algunas de mis críticas, aunque naturalmente no estuvieron de acuerdo con todas mis apreciaciones (definitivamente no me escogerían como Ministro).

A otros, creo yo, les pudo la crudeza de mis palabras o la manera como formule allí el problema y hoy estoy lejos de engrosar la lista de sus mejores amigos.

Con el temor de parecer un “mono” temático o de empeñarme en acabar con mis últimas amistades en el gremio de la ingeniería (lo que creo es difícil porque los buenos amigos que tengo allí me conocen bien y saben que cuando de la ciencia se trata la diplomacia pasa a un segundo lugar) quiero plantearles aquí otra discusión relacionada con la anterior, o tal vez no,  pero definitivamente igual de importante para lo que será el futuro del desarrollo científico de nuestro país.

Se trata del embeleco de la división entre Ciencia Básica y Ciencia Aplicada, una discusión que también adelantaba en mi entrada sobre la Ingeniería.  Si bien en primera instancia la idea de que el conocimiento o el quehacer científico se pueden dividir en una componente que persigue aumentar nuestro conocimiento del Universo, conocimiento por el conocimiento y en otra que pretende aplicar esos conocimientos para la solución a los (mal llamados) “problemas reales” o de la (supuesta) “vida cotidiana”, un análisis más profundo del asunto deja sin piso una separación como esta, ni siquiera en el nivel semántico.

Dejémoslo bien claro desde el principio: toda Ciencia es básica y al mismo tiempo y “de la misma forma” aplicada.

Creer que hay conocimiento científico que “no sirve” para propósitos “prácticos” tiene dos defectos evidentes.

Primero, desconoce lo que “servir” realmente significa.  No hay ningún desarrollo científico que se persiga sin un propósito, es decir sin servir para un fin concreto.  Si no fuera así, sería prácticamente imposible convencer a cualquier institución, por “alcahueta” que sea, de pagarle a uno para hacer ciencia.  Lo primero que se debe declarar en un proyecto de investigación de ciencia “básica” es para qué diantres van a servir los resultados del proyecto.

Decir que la ciencia “básica” (como la llaman todos esos “yuppies tecnológicos” que hay por ahí), no sirve, es tan injusto como reclamarle a la mamá porque lo regaño a uno cuando estaba chiquito.  Nadie que este vivo y tenga más de 10 años (de edad física o mental) podría contar el cuento sino fuera gracias a la que en algún momento fue “ciencia básica inservible”.

El segundo defecto es pensar que la ciencia no es “práctica”.   Conozco científicos realmente raros.  “Geeks” que gozan con cosas extrañas, algunas tal y como lo vemos en las caricaturas que hacen de ellos en el cine y en la televisión.  Sin embargo, si algo caracteriza a los buenos científicos (los realmente buenos) es su pragmatismo.  Y no es para menos.  ¿De qué le serviría a un personaje que vive de “hackear la realidad” perseguir “pajaritos en el aire”? ¿para qué autoengañarse, como lo hacen… no sé… la teología, la religión, la filosofía o la política, si esto lo va a alejar a largo plazo del objeto último que es entender (lo mejor que puede) la realidad?

Obviamente no todos los científicos somos pragmáticos.  Pero ese es otro problema.  Un problema de educación y formación profesional.  Les aseguro que los científicos que están bien educados o son genuinamente buenos, no se andan con pendejadas.

Si es así, preguntan la mayoría de los “yuppies”, ¿cómo es que se gastan una millonada construyendo un acelerador de partículas para buscar disque la “materia oscura”? A todos quienes se formulan esta importante preguntan día a día les tengo una noticia que les va a permitir conciliar el sueño esta noche: buscar y sobre todo, encontrar la materia oscura, ES MUY IMPORTANTE.  El problema es que para entender este hecho elemental hace falta justamente aquello de lo que adolecen nuestras sociedades: educación científica de calidad.  Solo quién conoce, así sea por cultura general, el contexto general en el que se desarrollan los más grandes proyectos de la ciencia, quién sabe un poco sobre la historia del conocimiento científico, sea porque ha leído o porque ha visto suficiente televisión por cable, sabe que la ciencia es una niña precoz.

Una de las características fundamentales del conocimiento científico (de todo él) y que es quizá la razón más importante para invertir la mayor cantidad de recursos públicos y privados en su desarrollo, es que siempre se anticipa;  los problemas que resuelve se ponen de moda a veces varias décadas después de estar consignados en paper frescos e incomprensibles.  Podríamos decir, en términos coloquiales que “la ciencia básica, inservible e impráctica, de hoy es lo que te mantendrá vivo mañana” Una frase, palabra por palabra, sostenida por sólida evidencia empírica e histórica.

Voy a darles un ejemplo que descaradamente robaré a uno de mis maestros, el Profesor Jorge Mahecha de la Universidad de Antioquia (uno de esos científicos verdaderamente prácticos de los que hablaba arriba).  Se trata de la denominada “magnetoresistencia gigante“.  Este fenómeno, descubierto por un grupo de “geeks” en los años 60s y descrito teóricamente por científicos “puros” en los 80s (científicos básicos, no ingenieros, ni científicos “aplicados”) solo pudo ser utilizado para construir dispositivos cotidianos a finales de los 90s (una hazaña lograda también por científicos puros… pero esta vez pagados por compañías tecnológicas).  En otras palabras, un fenómeno emergente de la materia, solo explicable por la otrora “inservible” mecánica cuántica, permite que todos los yuppies babosos del planeta puedan tener discos duros de varios Giga Bytes en lugar de unos cientos de Mega Bytes.

Otros ejemplos bonitos pueden encontrarse entre las fascinantes páginas del libro El Mundo y sus Demonios, de otro de los científico más prácticos de la historia: Carl Sagan (tan práctico que hasta una celebridad televisiva se volvió)

De modo que me pregunto ¿qué es lo que todo el mundo llama con tanta certeza “ciencia aplicada”? Pues no es más que la misma ciencia, la misma mecánica cuántica, la misma genética, la misma mecánica de fluidos, simplemente puesta en un contexto particular.  Pero hasta donde yo sé, poner en un contexto diferente a una cosa, no lo hace completamente diferente.  En términos muy coloquiales sería como si una arepa puesta al lado de una taza de chocolate fuera diferente fundamentalmente de otra puesta sobre arroz en un plato de comida.

Dejemos de “pendejiar”, pero sobre todo, dejemos de desorientar mas a la gente que administra los recursos que necesitamos los científicos para trabajar.  Todos los científicos.  Hay que recordar que la mayoría de las personas que manejan esos mismos recursos en países como el nuestro poco o nada saben de ciencia (con contadas excepciones) de modo que se creerán cualquier cosa que les digan especialmente si suena a que podrán invertir su dinero en las cosas que les dictan los grandes emporios económicos.

Dejemos de presentar la ciencia que solo nosotros hacemos (la ciencia aplicada, la ciencia para los problemas reales, la ciencia para la gente) cómo la única que realmente sirve y en contraposición con la que hacen esos “marihuaneros del bloque 6”.  Ese no es un juego justo y sobre todo es una mentira rampante.

Volviendo sobre la ingeniería.  Señor estudiante de ingeniería: no deje que le vendan su profesión como una de ciencia “aplicada” con la excusa de no enseñarle casi nada sobre la denominada “ciencia básica”.  Usted esencialmente se esta formando como un científico a secas.  Bueno, esta bien, un científico formado en un contexto diferente, con una sensibilidad diferente por la sociedad; pero al fin y al cabo un científico más.  No se deje quitar lo único que lo hace realmente bueno como profesional, la ciencia y la capacidad que le da para resolver prácticamente cualquier problema.  Exija a sus profesores el más alto nivel académico.  Por algo esta pagando lo que paga (o le paga el gobierno).

Para terminar y abusando de la confianza de un amigo tuitero que me hizo un comentario al Trinoceronte anterior, les cito una frase muy escuchada en los pasillos de las Facultades de “Ciencias Aplicadas” en Colombia: “En la Faculta de ciencias básicas le enseñan qué es, de dónde viene, con qué se come y cómo se demuestra el teorema de pitágoras.  En esta Facultad le vamos a enseñar es para qué sirve ese teorema de verdad”.  La verdad es que si un científico no sabe para que sirve el teorema de Pitagoras, entonces es un mediocre mal educado.  Pero si un ingeniero no sabe “qué es, de dónde viene, con qué se come y cómo se demuestra” el teorema de Pitagoras, sencillamente le robaron la platica en la Universidad.

Anuncios

Navegación en la entrada única

6 pensamientos en “¿Básica o Aplicada? Esa no es la cuestión

  1. Interesante entrada sobre un tema en el que estoy reflexionando últimamente. Creo que el principal problema es que los políticos necesitan mostrar los resultados de su inversión en Ciencia antes de las siguientes elecciones. Ni ellos ni la sociedad entienden que un descubrimiento de hace 50 años empiece a tener aplicación ahora. Pongo un ejemplo que está de moda estos días: el sistema de modulación de señales (espero haberlo dicho bien) ideado por Hedy Lamarr y un colega en 1942 tiene ahora aplicación en las redes wifi. Por esa razón les resulta muy fácil hablar de Ciencia básica y aplicada. Y los científicos que usan esa diferencia para obtener financiación, seguramente es la única manera que tendrían de conseguir dinero.

    Tengo una idea para una entrada sobre el I+D+i, cuando la tenga lista te aviso a ver qué te parece.

    Un saludo
    Pedro

    • Gracias Pedro por tu comentario.

      Definitivamente el problema es social y cultural.

      Escuchare atento tus sugerencias para futuras reflexiones o leeré las que escribas al respecto.

  2. Hola Jorge,

    ¿Dónde traza uno la línea que separa la ciencia básica de la aplicada?

    Estoy completamente de acuerdo. Esa división entre ciencia “básica y aplicada” es un invento raro, y hay quiénes lo aprovechan para atraer la atención – y los fondos -.

    Un ejemplo que puede mostrar cómo funciona esto en otros países se encuentra en un grupo de colegas que traabajan sobre control de anestesia. Unos juegan con matemáticas que parecen muy abstractas, otros diseñando aparatos electrónicos (programando microcontroladores 😀 ), otros con bioquímica. ¿Es ciencia básica o aplicada lo que hacen? ¡Es ciencia y punto! Todos reciben fondos para trabajar sobre su tema específico, y esos resultados van uniéndose. Es más, durante el mismo proceso de solución de un problema van surgiendo herramientas útiles en la búsqueda de soluciones para otros.

    Por cierto, ¿ha visto usted esta tira cómica sobre la “pureza” de algunos campos de la ciencia http://www.xkcd.com/435/ ?

    Sobre la diferencia entre la formación en ciencias puras y en ingeniería, su respuesta mi comentario en la entrada pasada me hizo darme cuenta de que no expliqué bien lo que quería decir y voy a intentar usar un símil acá.

    Para hacer una camisa, primero hay que hacer la tela, y antes de eso hay que hacer el hilo. Hay personas que se expecializan en hacer camisas, otros en hacer telas y otro en hilar. Pero el sastre, por muy bueno que sea haciendo camisas necesita saber cómo se hila, y quién hace el hilo debe tener presente (y ya pensado) que al final eso va a ir a una camisa o a un pantalón. En este momento, cuando la ciencia tiene tanto de ancho como de profundo, es muy difícil que alguien pueda saber todo y por eso hay que especializar a la gente.

    Pero definitivamente, algo en lo que estamos completamente de acuerdo, es que la formación en ciencias de los estudiantes d eingeniería en Colombia debe mejorarse. Y bastante.

    • Hola Rudy. Gracias de nuevo por tu comentario y acertadas referencias gráficas 😉

      Agradezco también que hayas ampliado tu analogía con el teorema de pitágoras que use abusivamente en mi entrada. Me diste un punto para apoyar mi defensa de la no separación entre el rigor científico y la formación de aquellos que buscan la solución a ciertos problemas.

      Si no es eliminando las Facultades de Ingeniería (mi propuesta) ¿cómo hacemos para que tanto “zángano” se ponga a estudiar física, matemáticas, biología, química y deje de pensar que aprendiendo a programar microcontroladores va a cambiar el futuro de la humanidad?

  3. Jorge, las ingenierías cada vez tienen menos fundamentación científica (para no hablar de ciencias básicas) en su currículo. Les quitan ecuaciones diferenciales y algebra líneal con cualquier pretexto absurdo. Y estoy hablando de la Universidad Nacional y en especial de la honorable Facultad de Minas, ¿qué podemos esperar de otros casos?

    Si a mi me preguntan qué materias pongo y quito de una ingeniería, respondo:

    Nunca quite nada de matemáticas y física, es más, ojalá pueda incluir otra. Pero qué hacen nuestros “genios”, quitan electromagnetismo, pues para qué un ingeniero de no se que, la va a necesitar. A cambio ponen materias, que a mi juicio son rellenos o más aun, tocan temas que vencen y cambian constantemente, con el pretexto de especializar y profundizar. En cambio, materias como las matemáticas y la física no cambian constantemente a nivel de fundamentación y se adaptan a todo contexto y cambio.

    Lo que vos mencionas en esta u otra entrada, respecto a que un físico puede perfectamente abordar la labor de cualquier ingeniero, no solo lo comparto, sino que si a los ingenieros nos siguen quitando más matemáticas y físicas del proceso de formación, en un par de décadas o menos, viviremos nefastas consecuencias para el gremio y la sociedad.

    • Gracias José Julian por tu comentario.

      Tus datos sobre la honorable Facultad de Minas, respetadas por Ingenieros y Físicos por igual, confirman una vez más la profunda crisis por la que esta pasando la ingeniería en Colombia.

      Queda la esperanza de que las Universidades están contratando verdaderos científicos como profesores, i.e. ingenieros formados en posgrado en el exterior, es decir formados como científicos. Esperemos que ellos le pongan eventualmente orden a eso. Puede que lo hagan como estoy proponiendo o que lo hagan de una manera creativa. Para algo son ahora científicos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: