Trinoceronte

Porque 140 caracteres a veces no son suficientes

Archivar para el mes “noviembre, 2014”

Sobre tontos y tontas

No terminan las sociedades modernas de recuperarse de un machismo milenario, para entrar ahora en una era, no de feminismo a ultranza como creeríamos, sino (y tal vez peor) de una insoportable “paranoia sexista”.  En los tiempos de las redes sociales, donde todos tenemos una voz que puede escucharse, se ha vuelto inaceptable cualquier manifestación, por inocua o involuntaria que sea, que ponga de manifiesto las obvias diferencias que existen entre los hombres y las mujeres.  Con temor a que esta entrada y su autor sean tachados de sexistas (otra vez, como verán mas adelante) quiero presentarles aquí algunas razones por las que considero que erradicar cualquier manifestación cultural de diferenciación entre géneros, es casi tan tonto como ser un machista tradicional o una feminista consumada.

“En el mundo hay dos tipos de tontos: l@s sexistas y l@s que creen que todos somos sexistas #ReglasDeLaVida
Noviembre 19 de 2014
http://bit.ly/trino-tontos-tontas

B2P1UPJCMAAVpBX

¿Ha visto usted la foto con la que comienza esta entrada?

Probablemente sí.  Fue bastante notoria en redes sociales y medios de comunicación por igual, la semana pasada.

Si no lo ha hecho, ¿qué ve?:  ¿vio el logo minimalista de “esa”, la agencia Espacial Europea? (siempre me ha gustado porque es una contradicción de las reglas del idioma al escribirse todo en minúsculas); o tal vez ¿noto suted la imagen de la sonda “Philae” que se poso en un cometa por estos días y que ha llenado también los medios de comunicación y las redes sociales por igual? o quizás usted vio en primer lugar un técnico o científico espacial con una camisa un poco más colorida de lo que estamos acostumbrados y lleno de tatuajes como nos estamos empezando a acostumbrar también.

Ahora bien.  Puede que en realidad usted sea de los que vio en esta imagen una manifestación más de como el cuerpo de la mujer se ha vuelto un objeto de exposición en la sociedad moderna (¡que ojito!); de como el culto a la belleza del cuerpo femenino demuestra que los hombres seguimos siendo muy básicos, incluso si tenemos una educación avanzada en ciencia y tecnología (“todos son iguales” dirían muchos); o quizás penso usted en esta camisa como una muestra más que el mundo de la ciencia sigue siendo un mundo de hombres; un mundo que ve a la mujer como algo extraño y que obliga a las pocas que se atreven a entrar en él a cambiar de profesión por la presión de los machos que lo dominan.

Si ese fue el caso, si usted vio en esta camisa una provocación, un irrespeto por la mujer, en lugar de una demostración más del mal gusto propio de algunos geeks, entonces usted pertenece a esa creciente porción de la humanidad, hombres y mujeres por igual, muy preocupados porque las diferencias obvias entre nuestros géneros (que dicho sea de paso no son los únicos) se sigan notando de manera tan abierta en una sociedad supuestamente “pos-machista”.

No veo nada de malo en enarbolar las banderas de la igualdad de género: ¡motivemos también a las niñas para estudien matemáticas y ciencias! ¡moderemos nuestra adoración morbosa del cuerpo desnudo de la mujer! ¡eliminemos de una vez por todas las desigualdades laborales ampliamente conocidas entre hombres y mujeres!… pero no hay que pasarse de paranoico.

Yo mismo he sido “víctima” (o victimario según el lado de la moneda del que lo miren) de este extremismo anti sexista.  Es precisamente por eso que me atreví a escribir esta entrada.

Un día, en una conferencia científica en los Estados Unidos (la capital mundial de la paranoia sexista), cometí el terrible error de señalar que las charlas de algunas de las brillantes damas que actuaban como invitadas, eran las mejores que había visto en el congreso.

¡Craso error!

Fui un tonto al pensar que eran diferentes, más claras, más sinceras y llenas de un pragmatismo que solo había visto en las dos mujeres que mejor conozco, mi mamá y mi esposa.  Un pragmatismo y una sensibilidad, decía en mis trinos en aquella oportunidad, que es raro entre la mayoría de mis colegas masculinos.  Me pareció obvio que las diferencias se debían al hecho de que aquellas personas eran de un género diferente al mio, uno que la evolución se “encargó” de dotar de habilidades diferentes para asegurar también la preservación de nuestra especie.

¡Tonto y más tonto!

No paso mucho tiempo para que me llovieran ácidas críticas de mujeres venidas de todos los rincones de twitter (bueno, no voy a exagerar, solo fueron un par de las damas que asistían al evento las que salieron a pedir explicaciones y otra decena que estaban en sus redes “anti-sexistas”).  Tuve la impresión incluso que una de las importantes conferencistas del evento, una mujer a la que también admiró mucho, me empezó a mirar con un poco de desprecio después de mis “desafortunados comentarios” en favor a las conferencias de ella y de las otras colegas de su mismo género.

20110809180135!Raj

Raj Koothrapali, el carácter más “sexista” de la serie “The Big-Bang Theory” (no puede hablar en presencia de una dama), una serie que paradójicamente refleja las diferencias claras entre hombres y mujeres que los anti-sexistas militantes quisieran borrar: todos los protagonistas son científicos, excepto una, Penny quien es también uno de los personajes más queridos.  Todos los hombres son o físicos o astrónomos, pero las mujeres químicas y del área de las neurociencias.

Me paso una segunda y después una tercera vez (también en los Estados Unidos) pero ya en otras situaciones un poco menos públicas.

Llegado a ese punto tome la decisión (que todavía mantengo) de que en las conversaciones que sostenga con un grupo de personas que incluyan algunas damas (potencialmente anti-sexistas) debo evitar abrir mucho la boca, tal y como lo haría (aunque por otras razones) Raj Koothrappali , ese fantástico personaje indio de la serie de televisión “The Big-Bang Theory” que no puede hablar cuando se encuentra en presencia de mujeres (imagino que el pobre Raj será también considerado por muchas de las militantes americanas de la paranoia sexista, otro símbolo de un sexismo rampante).

Con todo respeto por los lectores que comparten esa visión del mundo ¡que tontería más grande!

¡Es bastante obvio que los hombres y las mujeres somos diferentes!.  No es que no crea que los anti-sexistas no lo entiendan, pero lo que no parecen entender muy bien es que la evolución de nuestra cultura en la era “pos-machismo” no va a eliminar esas diferencias.

Menos obvio aún parece ser entender que las diferencias entre nuestros géneros hace más divertido, más rico, más vivible el mundo que nos toco compartir.

Por mucho que se esfuercen, el cuerpo desnudo de la mujer seguirá siendo tema de admiración de los hombres brutos e inteligentes por igual.  ¡Es una propiedad emergente de nuestro género no un producto de siglos de machismo!  A los hombres nos gustan las mujeres desnudas.  Punto.  Por eso la camiseta del más “sexista” de los científicos de “esa” esta lleno de “esas”.  Eso no es ser sexista, es ser hombre (aunque el no debió ponerse la camiseta para demostrarlo; bastaba para ello mostrar el vello en la cara; aunque hoy tampoco eso es prueba de estar en el extremo maculino del espectro de género).  

Curiosamente y aunque los “sexistas paranóicos” no lo reconozcan, en realidad a los hombres nos atrae el desnudo tanto de una mujer despampanante como el de una mujer bastante normal.  Si las revistas estuvieran llenas de mujeres normales desnudas, ejecutivas, trabajadoras, flacas, gordas, jóvenes, no tan jóvenes, los hombres seguiríamos sintiéndonos atraídos.  ¿Eso es malo? ¡No! ¡Eso es ser hombre!

A las mujeres, por otro lado, les gustan los hombres altos, inteligentes, poderosos y aunque menos evidente, también los hombres desnudos.  Eso si, y que me desmientan las damas por favor, siempre y cuando el desnudado no sea tan “horrible” como lo somos el 90% de la población masculina del planeta y en particular los de esta parte del globo (el norte de Sur América).  Esa es una diferencia fundamental con los hombres que, créanlo o no, tenemos unos umbrales de atracción por un cuerpo desnudo mucho menos altos que los de las mujeres.

Sin ser mujer me atrevería a apostar mucha plata al decir que el desnudo masculino es prácticamente prescindible en las manifestaciones públicas de la masculinidad.  No se ven más hombres empelota en las revistas o en las portadas de los diarios o en Internet, no porque los otros hombres no dejemos sino porque a quienes más les interesan esos cuerpos (mujeres y otros géneros en la mitad de los dos extremos del espectro) no lo encuentran tan indispensable como lo encontramos los hombres en relación con el desnudo femenino.  

¡Eso es fantástico! ¡al 50% de los seres humanos no les importa que el otro 50% este desnudo! ¡es un mundo divertido!

¿A veces se exagera? ¡Si! Yo tampoco veo normal que todas las mujeres que aparecen en televisión se empeloten en una revista (aunque no hay duda que me gusta verlo).  A pesar de mis impulsos creo que es un poco exagerado y que hay que dejar a veces algo a la imaginación.  También hay que reconocer que a algunas mujeres les gusta mostrarse y no falta incluso la que disfruta también viendo el cuerpo de otras mujeres.  No creo que todas aquellas bellas y no tan bellas mujeres que se empelotan para una foto lo hacen porque les ponga una pistola en la cabeza, porque sean muy brutas, poco educadas o porque quieran ganarse el favor del “dominio masculino”.  Muchas simplemente disfrutan ser el centro de atención o mostrar un cuerpo que les ha costado mucho ajustar a un modelo de belleza muy exigente. 

En otro tema algido para la paranoia sexista del presente, es también verdad que no hace falta ser un genio de la neurología o la psicología contemporánea, para entender que las mujeres se inclinan más por unas profesiones y los hombres por otras.  ¿Acaso alguien se queja de que más mujeres escojan ser enfermeras que hombres?.  Si no es así ¿por qué nos preocupamos entonces tanto al saber que más hombres quieran ser físicos, matemáticos o astrónomos que mujeres? ¿acaso es mejor ser físico que enfermera? ¿astrónoma que psicólogo? ¿bióloga que matemático?  

Voy a decir algo blasfemo (los lectores de este blog sabrán que no soy de los que le huye a los temas polémicos): ¡no insistan! por mucho que nos esforcemos siempre habra más hombres en las matemáticas, la física y la astronomía, que mujeres.  No es un problema de sexismo o de machismo.  Es que los hombres y las mujeres somos diferentes.

Voy a decir una segunda blasfemia: ¡a quién le importa!  Si lo que necesitamos es que la ciencia avance, qué demonios importa cuál género hace mayoritariamente los descubrimientos en unas áreas y cuál género las hace en otras.  Es más, podríamos hacer una encuesta para averiguar cuántos físicos, supuestamente en el extremo masculino del espectro de género, en realidad son de otros géneros.  A los paranoicos que encuentran preocupante el dominio masculino en las denominadas ciencias duras tal vez les vendría bien saber que no todos son tan “machos” como parecen.  ¿En que quedaría entonces el supuesto dominio “masculino” de esas áreas? 

No soy tampoco tan idiota como para creer que no hay algo malo en desmotivar a las niñas para que persigan una carrera científica.  Tampoco desconozco que consciente o inconscientemente esta situación sigue ocurriendo en muchas familias e incluso en la escuela.  Pero hay que ser muy raro para creer que el mismo número de niñas que de niños van a querer dedicarse a la física o a las matemáticas en un futuro cercano.  ¿Cómo podrían hacerlo si son diferentes, si quieren cosas diferentes, si ven el mundo de forma diferente, si son buenos para cosas diferentes?

¡que pereza un mundo en el que todos los géneros sean iguales!

Yo también tengo una hija.  Nada me haría más feliz que quisiera ser una científica y en particular  una astrónoma.  Pero no parece que vaya a ser así.  Por ahora ella quiere ser cantante y dice odiar las matemáticas (a pesar de que yo diría que esta sobre el promedio de su clase en esta asignatura).  Le va excelentemente bien en todas las asignaturas relacionadas con el lenguaje (¡como buena mujer! ¡blasfemia número 3!) y del colegio yo diría que lo que más le gusta es relacionarse con otros niños y niñas (¡una representante típica de su género! ¡para adelante las blasfemias!).  Nunca se me ha pasado por la cabeza decirle que las matemáticas no son lo suyo (por ser mujer) o que no son importantes si va a ser una cantante.  Al contrario, yo diría que le va un poco mejor en el área que dice odiar, porque desde muy pequeña e intentado que entienda que las matemáticas son divertidas y extremadamente útiles, no importa la actividad a la que crea se va a dedicar cuando grande.

Vale la pena aclarar que tengo también 2 hijos varones que no quisieron ser científicos y a los que tampoco obligue a serlo por ser hombrecitos.  El uno es un artista y el otro es un abogado.  ¡una familia diversa!

¿Entonces? ¡dejémonos de pendejadas!  Si usted es de los que verdaderamente supero el estúpido machismo (yo lo hice al reconocerlo y odiarlo en algunas personas mayores que conocí siendo pequeño) y su contrario aún más estúpida, el feminismo, no caiga en esa “paranoia sexista” que se esta apoderando del mundo civilizado.  Diviértase (o mortifíquese) reconociendo las tonterías y aciertos que los de otros géneros repiten sistemáticamente.  

En realidad si todos fuéramos iguales, si no hubiera cuerpos desnudos en las revistas (de ningún genero), si los personajes de algunas tiras cómicas japonesas no tuvieran bustos y traseros exagerados, si todos quisiéramos estudiar lo mismo, sin poner a cada profesión un toque particular del género que lo domina (los físicos son desaliñados, olvidadizos y poco prácticos; las enfermeras son impecables, pragmáticas y tienen buen corazón) el mundo sería un lugar muy aburrido!

¡Que vivan las diferencias (no las desigualdades) de género!

Anuncios

Interstellar: lo bueno, lo malo y lo feo

Si.  Esta es otra entrada de blog sobre Interstellar, la nueva película de Christopher Nolan que tiene a medio mundo hablando de agujeros negros, viajes interestelares y errores científicos en el cine.  Aunque ya casi todo lo que se tenía escribir, hablando en favor o en contra de la película, en inglés o en español, ha sido escrito, no iba a perder mi oportunidad para desahogarme y hablar de las cosas que me gustaron y las que no de la película.  Lo hago desde una perspectiva muy personal (como alguien que disfruta de las buenas historias, los efectos especiales y la música en el cine) pero también a través de la lente de un científico que aprecia que aún con las debidas licencias artísticas se respeten algunos hechos básicos sobre el funcionamiento del mundo.  Si no ha visto la película evite leer esta entrada y más bien reserve ya su asiento en la próxima función.  Buena o mala, esta es una película que hay que ver.

“Lo Mejor de Interstellar: Ciencia de Frontera de Agujeros Negros en la pantalla grande” – “Lo Peor de Interstellar: los rayos X del disco de acreción alrededor de un agujero negro harían imposibles planetas habitables” 
Noviembre 9 de 2014
http://bit.ly/trino-mejor-interstellarhttp://bit.ly/trino-peor-interstellar

Ilustración de Juliana Jiménez Jaramillo. Foto por Melinda Sue Gordon/Warner Bros./Paramount Pictures.  Tomado del Sitio "Bad Astronomer" http://bit.ly/bad-astronomer-interstellar

Ilustración de Juliana Jiménez Jaramillo. Foto por Melinda Sue Gordon/Warner Bros./Paramount Pictures. Tomado del Sitio “Bad Astronomy” http://bit.ly/bad-astronomer-interstellar

Como dice el dicho (y si no dice debería) “una película puede ser buena o mala, pero si todo el mundo habla de ella, hay que ir a verla”.  Este es el caso de “Interstellar” o “Interestelar” (la diferencia es solo una letra y dónde le pones el acento), una película que como dice mi buen amigo Juan Carlos Figueroa, esta destinada a convertirse en película de culto, como paso con las también fantásticas “Avatar” y “The Matrix” (que también tienen el acento donde no es, Ávatar y Mátrix).

La película se estreno el viernes 7 de noviembre de 2014 y hoy domingo 9 de noviembre, tan solo dos días después, Internet esta saturado de entradas de blog, artículos, videos, entrevistas y hasta libros que hablan sobre ella.  Todo lo que tenía que escribirse medianamente inteligente e importante, ya se escribió, tanto en español como en inglés, de modo que mi entrada no le agrega mucho a la discusión (una lista de las páginas más interesantes que he leído esta al final de este escrito).

Como para un par de amigos y familiares (mi esposa, mi hija y mi mamá debo confesarlo) mi opinión es importante voy a contarles aquí lo que me gusto y no me gusto de la película. Al mejor estilo del séptimo arte, lo bueno, lo malo y lo feo de Interstellar.  Y para aquellos que nunca me leen porque escribo más de las 140 palabras que están acostumbrados a leer en el muro de Facebook (si vió, por eso es que nadie lee este blog) lo voy a hacer con una lista y (espero yo) en menos de 1,000 palabras (ya llevo 700, ¡chanfle!).

Lo bueno de Interstellar

Un diagrama del libro "La Ciencia de Interstellar" de Kip Thorne mostrando los detalles del cálculo de como se vería el disco de acreción alrededor de un agujero negro supermasivo.

Un diagrama del libro “La Ciencia de Interstellar” de Kip Thorne mostrando los detalles del cálculo de como se vería el disco de acreción alrededor de un agujero negro supermasivo.

  • Agujeros negros a la orden del día.  Todo lo que ven en la película sobre los agujeros negros es real.  Es la primera película en la historia en la que un agujero negro supermasivo (es el nombre del tipo de agujero negro que se muestra allí) se representa con realismo científico.  Y no es para menos.  El asesor científico de la película en estas materias es el gran físico Kip Thorne, padre indiscutible de la idea de usar agujeros de gusano como máquinas del tiempo, y asesor también de la novela Contacto de Carl Sagan.  Fue tal el esfuerzo de Thorne y los artistas visuales de la película que hasta un par de papers fueron escritos resolviendo el problema de cómo se distorsionan las imágenes alrededor de un agujero negro rotante.  El mismo Thorne, en coincidencia con el estreno de la película, lanzo un libro, La Ciencia de Interstellar que creo yo se convertirá en un best seller (especialmente después de esta entrada de Blog).
  • La Exploración Espacial es Importante.  Como todos los que leen esto ya vieron la película, recordarán que corren en ella tiempos en los que la ciencia y la exploración espacial han sido puestas en un segundo plano para dar paso a cosas más urgentes: sembrar la Tierra y salvar el planeta.  No es que la cosa sea muy distinto a como es ahora.  También, en el mundo muy real del presente, mucha gente ve la exploración espacial como un gasto oneroso e innecesario de recursos que se podrían usar para alimentar a los niños en Africa.  Pues bien, la película sale en defensa de la exploración y la ciencia de frontera como herramientas también para salvar a la humanidad.  ¡Bien por esa Nolan!
  • Las mujeres (y su poderosa intución) salvan el mundo.  Aunque el personaje central de la película y héroe, es un hombre, el señor Cooper (Matthew McConaughey, recuperándose de sus dietas anteriores), en realidad quienes se ocupan finalmente de las cosas importantes son dos mujeres: Murphy Cooper (la hija “rebelde” y científica) y Amelia Brand (la astronauta impulsiva).  La primera, que cuando niña parecía obsesionada con fantasmas y otras idioteces sobre naturales, termina convertida, para sorpresa de todos, incluso de su padre y maestros (que solo creían que el hombre de la casa, el hermano, que no termino en nada, sería el ingeniero), en una heroína científica.  Ni Kip Thor… digo ni el Prof. Brand (Michael Kane), ni ninguno de los otros genios masculinos en la película logran lo que esta muchachita sensible e intuitiva hace: decodificar los secretos sobre la unificación de la relatividad y la mecánica cuántica que su papá le dicta mientras esta atrapado en una proyección 3-D de una celda cuadridimensional muy parecida a la biblioteca de Babel de Borges.La segunda, Amelia, interpretada por Anne Hathaway, para el pesar de algunos de nosotros, en el último segundo de la película se nos presenta como la nueva Eva.  Buscando el amor por uno de los astronautas pioneros que atravesaron el agujero de gusano para buscar el mejor planeta habitable, logra encuentrarlo, después de ser abandonada por Cooper, solo para descubrir que el hombre ya ha muerto. Aunque no se dice explícitamente, se adivina que Amelia sería quien diera en el futuro la bienvenida a los viajeros provenientes de la Tierra a su nuevo planeta.

Lo malo de Interstellar

Un verdadero disco de acreción sería una fuente tan poderosa de rayos X y UV que es difícil imaginarse que algo pudiera habitar en sus vecindades inmediatas

Un verdadero disco de acreción sería una fuente tan poderosa de rayos X y UV que es difícil imaginarse que algo pudiera habitar en sus vecindades inmediatas

  • Un Universo sin Rayos X.  Después de leer las críticas a las imprecisiones científicas de la película se da uno cuenta que Interstellar (como muchas otras buenas películas de Ciencia Ficción, clásicas y modernas) no es precisamente lo más cercano a un documental de la PBS de Astronomía.  Yo personalmente le he perdonado a la película la mayoría de sus errores, no porque no ame la verdad y aprecie el respeto por las leyes de la física básica, sino porque entiendo que a veces para contar buenas historias se deben dar ciertas licencias.Pero hay cosas que no puede uno soportar, especialmente aquellas que están relacionadas con su área particular de investigación.  La mía es precisamente la interacción entre las estrellas (en este caso un Agujero Negro y su disco de acreción) y los planetas potencialmente habitables.  Si bien la película representa relativamente bien algunas condiciones comunes en ellos (fuerzas de marea poderosas, superficies y atmósferas heladas) otras son sencillamente olvidadas.  La más importante para mí: el efecto de los rayos X y la luz Ultravioleta.   Nuestro Sol y la mayoría de estrellas como él y más pequeñas, son bombillos poderosos de luz UV y rayos X.  Estas formas de luz son capaces no solo de esterilizar la superficie de un planeta habitable (la Tierra tiene su propia protección, la capa de ozono) sino que calientan sus atmósferas al punto que en la cantidad suficiente el planeta queda completamente empelota.En pocas palabras: pon suficiente luz UV y rayos X y la atmósfera de un planeta se evaporará sin miramientos.  Pues bien: los discos de acreción de los agujeros negros son una feria de luz de alta energía.  Me pueden dar todos los argumentos basados en la estabilidad de las orbitas de los planetas o la incidencia de luz y calor del disco de acreción del agujero negro, pero yo no puedo aceptar que los rayos X y la luz UV no conviertan el vecindario de “Gargantuan” en un moridero miserable.
  • Un Elefante Negro en la mitad del Sistema Solar.  Una de las críticas iniciales a la película tenía que ver con el hecho de que las fuerzas de marea alrededor de un agujero negro como Gargantuan serían tan bestiales que no habría nave, ni siquiera con nombre “Endurance” (Perseverancia) que las soportaran.  Las dudas se aclararon después cuando se explico que el agujero negro era supermasivo y por la misma razón gigante (entre más grande el agujero negro más grande y más lejos del centro su borde; las fuerzas de marea que “espguetizan” todo lo que caiga en él disminuyen muy rápidamente con la distancia y no serían un peligro en este caso).Sin embargo nada se ha dicho sobre el agujero negro a la entrada, es decir aquel que descubrieron los astrónomos de la película cerca a Saturno.  Según los documentos de la película, este portal tendría un tamaño de unos 3 kilómetros.  Para hacer una puerta a un agujero de gusano de ese tamaño haría falta comprimir el equivalente a toda la masa de otro Sol dentro de ese espacio.  La masa no se vería (duh!, es un agujero negro) pero seguiría haciendo bullying gravitacional sobre los cuerpos que estén cerca.  ¿Cómo es entonces que ningún planeta, incluyendo el vecino Saturno, se enteraron de la presencia de un cuerpo casi tan pesado como el Sol puesto justo entre ellos?  ¡Un verdadero “Elefante Negro” en la mitad de Interstellar!

Lo feo de Interstellar

Como ven hay más cosas buenas que malas en la película, por lo menos desde mi perspectiva personal.  Encontrar entonces lo feo es aún más difícil y mucho más en el caso de una película fabricada con lo último de la tecnología audiovisual.  Sin embargo hubo dos detalles que no me gustaron, e incluso diría me disgustaron bastante al punto de poder llamarlos “lo feo” de Interstellar.

El primero la referencia pseudo científica que hace Amelia Brandon (Anne Hathaway) al amor como una “fuerza” interdimensional.  ¡No jodás!  Yo aprecio que la película muestre el amor de un padre por sus hijos como un motor que lo lleva a hacer ellos cosas más allá de lo que creeríamos puede hacer un humano.  Pero poner el amor en un nivel físico y llamarlo una “fuerza” ¡por favor!.  Lo otro es caer en el lugar común de a tripulación de la nave interestelar que se va muriendo uno a uno.  Primero es el científico de la misión, que miesteriosamente termina pereciendo por entrar de último a la nave cuando viene la ola gigante.  Después, y que no falte en película gringa, el negrito, que cae víctima de Mr. Ripley, digo de Matt Damon.  ¡Dejen en paz a los negritos, hombre!

Con todo la película fue enteramente de mi gusto y la recomiendo a ojo cerrado.  Aunque tuve el (dudoso) placer de verla completamente en inglés (y por la misma razón perderme el 50% de los detalles mientras hablaban en un incomprensible texano), disfrute muchísimo de los efectos audiovisuales (especialmente cuando el teatro quedaba en completo silencio por una escena que ocurría en el espacio donde no hay manera de escuchar nada… ¡genial!)

Sea que le digan que es buena (como lo hago yo aquí) o mala (como seguramente le dirán otros tantos) ¡hay que ver Interstellar!

Para saber más:

  • http://slate.me/1srkkoT
    Una excelente entrada de blog que explica las cosas más extrañas de la película para aquellos que salieron de la sala de cine con cara de “What tha fu(|<?”.
  • http://bit.ly/1u1c6sU
    Página del Planetario de Medellín con algunas referencias interesantes y lo mejor el fragmento del poema de Dylon Thomas que se oye 3 veces en la película con la resonante voz de Michael Kaine.
  • http://danielmarin.naukas.com/2014/11/09/los-aciertos-y-errores-de-insterstellar
    El mejor blog sobre la película que he leído en español (en realidad es el único, no hacen falta más).  Obviamente de Daniel Marin de Naukas.
  • http://bit.ly/bad-astronomer-interstellar
    La ácida crítica de Phil Plait, “The Bad Astronomer” que podría dañarte el ratico viendo la película.  De ella entendí que Phil Plait es la última persona con la que iría a ver una película como esta.
  • http://www.vulture.com/2014/11/michael-caine-interstellar-interview.html
    Una entrevista con el 2 veces ganador del Oscar y científico de la película, Michael Kaine.  ¡Excelente!
  • http://www.ochoymedio.info/review/1759/Interestelar
    Interstellar desde la perspectiva de mi amigo Samuel Castro, un crítico de cine de verdad.  Sale bien librada por suerte.
  • http://bit.ly/libro-ciencia-interstellar
    Dejen de leer pendejadas en Internet y vayan a las fuentes originales.  Este es el libro escrito por Kip Thorne sobre la ciencia detrás de Interstellar.  Genial, como todo lo que escribe el físico.  Recomendado: comprarlo en la tienda Kindle.  No se necesita un Kindle, se puede leer en el teléfono inteligente, una tableta e incluso en la nube.
Portada del nuevo libro, "La Ciencia de Interstellar" del asesor científico de la película Kip Thorne.  ¡Hay que leerlo! Lo recomiendo adquirir en la tienda Kindle de Amazon.

Portada del nuevo libro, “La Ciencia de Interstellar” del asesor científico de la película Kip Thorne. ¡Hay que leerlo! Lo recomiendo adquirir en la tienda Kindle de Amazon.

Actualizaciones:

  • Noviembre 12 de 2014.  Hay dos excelentes comentarios abajo que espero lean además de la entrada de blog.  Uno es de Camilo discutiendo el timing de las maniobras orbitales.  ¡Excelentes observaciones!.  El otro es de Sebastian Schuth que nos revela algunos secretos no contados sobre la preparación de la película y una perspectiva biológica de la misma.  ¡Gracias a los dos!

Ciencia Ficción

No.  Esta no es una entrada de blog sobre Interstellar (que se estreno en todo el mundo el viernes pasado, 7 de noviembre de 2014).  Tampoco es sobre “2001: Una Odisea del Espacio”, ni sobre ningún otro clásico del cine o la literatura.  Voy a hablar aquí de Física: la madre de todas las ficciones.  No es fácil para mí (Físico y Astrónomo) referirme en términos que algunos encontrarán “desobligantes” de la que es considerada universalmente como la “Ciencia Matriz”, aquella de la que surge el entendimiento de lo fundamental a todas los niveles.  Pero no aguanto tampoco este conflicto que creo existe entre el Universo que describe la física, en el idioma imprescindible de las matemáticas y el verdadero Universo rico y complejo que hay allá afuera.  Esta es mi reflexión muy personal sobre el verdadero mundo del que habla la física y el otro del que seguramente se pierde.

“Hablando de Ciencia Ficción: la Física. Entre las ciencias naturales la física se debate entre la realidad y la fantasía
Noviembre 9 de 2014
http://bit.ly/trino-fisica

PhysicsDurante muchos años hablando de física con propios y extraños, en reuniones familiares, conferencias o clases, he logrado capturar las que creo son las definiciones más comunes de lo que es la Física.

Definición 1: “Una ciencia muy importante, con la que se construyen bombas atómicas y láseres pero también que es prácticamente incomprensible por la mayoría de los seres humanos”.

Definición 2: “Una de las ciencias naturales como la química o la biología;  debe ser muy importante puesto que la enseñan en el colegio; entiendo que tiene muchas aplicaciones aunque las desconozco”.

Definición 3: “La más importante de todas las ciencias, aquella que describe los fenómenos fundamentales en la base de todo en el universo, desde una estrella hasta el cerebro humano; la mayoría de las cosas que vemos en el mundo se hacen con física; prácticamente todas las ciencias podrían considerarse áreas de la física”.

Definición 4: “El esfuerzo humano por discernir que es lo que hay común a todas las cosas, las reglas en la base de todo en el universo a pesar de las diversidad que podemos apreciar; la física es al estudio del universo lo que los albañiles a la construcción de una ciudad: todo esta hecho de ladrillos y solo ellos saben de eso”.

¿Cuál es la suya?. ¿Habrán otras?.  El caso es que en fin de cuentas y a diferencia de la química o la biología, es difícil encontrar a alguien que entienda razonablemente bien qué es la física (aunque las definiciones 3 y 4 están muy cerca) o que la defina sin usar el término “fenómeno físico” que conduce a todas luces a una definición circular.

¿Qué pasaría entonces si les digo (para incrementar la confusión) que la física es (además de muchas de las cosas antes mencionadas) una Ciencia Ficción?  Antes de que se rasgen las vestiduras los dos o tres colegas físicos que van a leer esta entrada de blog quiero aclarar que la palabra “ficción” aquí no tiene el significado popular de “falso”, “mentiroso” o “mágico”.  Para mí la Ficción es aquello que habla de mundos que no existen, mundos idealizados que pueden tener o no un inmenso parecido con el mundo real.

moo“¡Ah! ¡ya se por donde va el agua al molino!”, vociferarán muchos.  “De lo que quiere hablar este tipo es de la idealización en física, del cuento de la vaca esférica… ¡muy trillado!”.  Pues, si y no.   Para quienes no lo conocen, el cuento de la vaca esférica se burla de la tendencia que tenemos los físicos de sobre simplificar cosas realmente complejas con el fin hacer un cálculo rápidamente (o de hacerlo simplemente, porque a veces no hay otra forma).  Así, para calcular cuánta comida necesita una vaca asumimos, primero que la vaca es esférica y segundo, que esta en el vacío.  No es un chiste para contar en familia (se corre el riesgo de no recibir un trago más) pero es popular entre científicos.

La cosa va más allá.  En realidad todo en la física, incluso las teorías más sofisticadas, son una sobre simplificación del mundo rico y diverso que habitamos.   La física va construyendo en su andar histórico, un Universo por sí mismo, cada vez más parecido al Universo allá afuera, pero definitivamente, no el mismo.  Los principios y leyes que ella formula, casi todos expresables de forma exacta en términos matemáticos, describen un Universo de Ficción.  Un físico es alguien experto en ese Universo de Ficción, matemáticamente diseñado y construído por siglos de depuración teórica.

¿Es esto malo?.  ¡No!.  En realidad casi todo en la ciencia (en cualquier ciencia) funciona de manera parecida, aunque la física es un caso muy especial.  Usamos “modelos idealizados” para describir las cosas que hay allá afuera, un volcán, el centro del Sol, el interior de la célula, el corazón, también para entenderlos y explicar su funcionamiento, pero más importante para contar historias coherentes sobre el mundo en su totalidad.

Pero todo hay que decirlo: hay grados de “realidad científica”.  Nadie duda que existan los “mamíferos”, un concepto de la biología, pero si preguntas por un “electrón” (olvídense del hecho de que sea microscópico) las cosas se ponen pesadas.  Es más, me atrevería a decir que el “electrón” ha existido y dejado de existir en ese Universo de Ficción de la física a lo largo de los últimos dos siglos.

Un experto en electrones hoy es en realidad un experto en una entidad idealizada del mundo de ficción de la electrodinámica cuántica.  “Mañana”, habrá otro electrón, el del Universo de ficción de la teorías M o el espumoso universo de la teoría cuántica de lazos.  ¿Y el electrón verdadero?  He ahí el punto.  Sea lo que sea eso que producía los minúsculos puntos luminosos en una pantalla de rayos catódicos de las que usábamos hace una década, ese no es el electrón de la Física Contemporánea.

Es más, todo hay que decirlo: los electrones han dejado de existir en el Mundo de Ficción de la Física para dar paso otra vez a un “continuo” curioso que hace cosas fantásticas desde transportar energía por líneas de conducción eléctrica a distancias geográficas o producir luz en un LED, hasta sostener el peso de un cadáver estelar.

Los Mamíferos, el Espermatozoide, el Benceno, la Fotosíntesis, el Sexo (incluso el sexo), siguen ahí.  Son bien reales.  Las Fuerzas, el Espacio-Tiempo, la Fricción, los Quarks, la Entropía son muy reales pero en el Universo de Ficción de la física.  O por lo menos en su versión actual.

Puede que esta sea una trivialidad para filósofos.  Una abominación para epistemologos.  Un anatema para físicos y entusiastas de la física.  Una epifanía para los enemigos de la ciencia o los amantes de la magia.  Una confirmación para imbéciles posmodernos (una redundancia).  Un ingrediente más del ya incomprensible panórama de la física revelado por las definiciones 1 y 2.

A mí, sin embargo me da tranquilidad entender que no hay ambiciones mesiánicas en la física.  Que tal vez todas las otras ciencias, incluyendo la astronomía (que no es física como la quieren pintar todos) están más cerca a la realidad y ciertamente no son irreducibles a su mundo de ficción.  Que el mundo real del que queremos hacer una copia fidedigna, guarda gemas impredecibles.  Que podrían haber dominios y hechos reales no expresables en términos matemáticos (¡pecador yo!).  En lugar de desanimarme a seguir usando y jugando con la física, pensar así me da un impulso renovado.  ¿Acaso el escritor deja de soñar y escribir sobre lo que sueña porque sabe que no es completamente real? 

¡Larga vida a la física y a la literatura por igual!

P.D. Definición 5 (la mia): “la física es una aventura intelectual para construir un Mundo de Ficción regido por reglas matemáticas y con un funcionamiento parecido al mundo real”.

Navegador de artículos