Trinoceronte

Porque 140 caracteres a veces no son suficientes

Vagabundos

Han sido unas semanas (o meses) emocionantes para la “exploración” espacial.  Primero tuvimos a Rosetta y su “inquieto” compañero Philae, que hicieron lo nunca antes visto: aterrizar, o más bien rebotar, sobre un cometa.  Después vino el lanzamiento del Hayabusa 2 (“copy cat” si quieren) que busca repetir la hazaña de su predecesor y traer un poquito de arena de un asteroide a la tierra (como si no tuviéramos ya suficientes meteoritos).  Sin habernos recuperado, vimos el lanzamiento de la capsula Orion (sin perro, mico o humano adentro) que llevará a los próximos humanos a la Luna (no a Marte) y posiblemente más allá (ahí si, a Marte).  Para cerrar con broche de oro presenciamos en días anteriores el despertar de otra “bella durmiente”, la sonda New Horizons, en su paciente travesía hacia el cinturón de Fernández (de Kuiper diría todo el mundo).  Y si todo esto no fuera ya muy bueno estamos además en temporada de películas de viajes espaciales: primero Interestellar y luego Wanderers (un corto fantástico).  ¿Seré yo o las cosas se están poniendo buenas allá afuera (y aquí abajo) en relación con la exploración espacial?.  He aquí unas reflexiones trasnochadas (o tal vez, preliminares) de lo que estamos viviendo en términos de lo que creo es nuestro inevitable destino como vagabundos del Sistema Solar.

“Somos vagabundos. Ni las crisis económicas, ni los eclipses de la razón, impedirán que el Sistema Solar y mas allá se contagie de nosotros
Diciembre 8 de 2014
http://bit.ly/trinoceronte-vagabundos

Un vagabundo solitario flota sobre la gran mancha roja en una inmensa nave interplanetaria (Modificado de Wanderers, The Gallery)

Un vagabundo solitario flota sobre la gran mancha roja en una inmensa nave interplanetaria (Modificado de Wanderers, The Gallery)

La humanidad y el Sistema Solar están condenados por igual.  La humanidad, a vagar, como lo ha hecho desde que dejamos por primera vez las cómodas llanuras en el oeste de Africa hace 100,000 años, pero esta vez en grande y hacia las vastas llanuras de espacio vacío en los “alrededores” del Sol y más allá.  Y el Sistema Solar, a soportar nuestra presencia física, química y electromagnética durante este eón y posiblemente un par de los venideros.

Y es que la humanidad ya esta dando muestras de querer dar el paso siguiente.  Después de “patonearse” la Tierra durante 100,000 años (¡la más larga caminata de nuestra historia!) nos esta empezando a quedar pequeño el planeta.

Algunos dirán que en realidad fueron los años 50 o 60 los que presenciaron el inició de esta aventura.  Esas fueron las décadas cuando los primeros satélites, animales y personas fueron lanzados a lo desconocido más allá de la atmósfera de la Tierra.

Yo creo, sin embargo, que en realidad la era de la exploración apenas esta comenzando.  Ya no nos animan hoy las rivalidades militares de aquellos años, o el (falso) sueño de dominar el espacio (vecino a la Tierra) para dominar la Tierra misma (“guerra de las galaxias”).  Sin dejar de reconocer que hay muchos intereses (no propiamente exploratorios) en todas las aventuras espaciales del presente, estoy empezando a pensar que hoy, más que nunca, un verdadero espíritu exploratorio, se ha apoderado de todos.

Como era de esperarse los robots son la avanzada.  ¿Esperaban algo distinto?  Dudo seriamente que cualquier civilización tecnológica en esta u otras galaxias, se arriesgue a sondear lo que se le viene sin lanzar primero algunas piezas “inertes” de plástico, aluminio y silicio, para que, dotados de una inteligencia mínima, prueben lo que se siente estar allá afuera.

Marte ya esta plagado de ellos (o de sus restos).  Decía alguien en Twitter que Marte es el único planeta del Sistema Solar habitado exclusivamente por Robots ¡vaya forma ingeniosa de decirlo!.

Lo más cercano a un laboratorio científico sobre ruedas, plenamente equipado con “armas” científicas de todos los “calibres”, el rover Curiosity, se encuentra en este momento tomando fotos y oliendo el polvo del planeta rojo.  Nada más abajo incluyo una foto tomada apenas unas horas antes que se escribiera esta entrada.

Tomado de: http://bit.ly/12H969S

Marte: el único planeta del Sistema Solar habitado únicamente por Robots.  Uno de ellos (el Curiosity) tomo esta foto hace apenas un par de horas antes de que se escribiera esta entrada.  Tomado de: http://bit.ly/12H969S

En meses anteriores, y en un temerario acto de billar gravitacional, la Agencia Espacial Europea, ESA, logro estacionar una pequeña “hada espacial”, Rosetta para los amigos, al lado de un cometa, Tchury, también para los amigos.  La cosa no fue fácil.  Sin mucho combustible para subir en “ascensor” hacia la órbita del cometa (que se encuentra cuesta arriba en el agujero gravitacional alrededor del Sol), a la pobre nave le toco vagar por el sistema solar interior pidiendo “aventadas” a la Tierra y a Venus, que al hacerlo le prestaron un poquito de su propia energía gravitacional.  Ni la órbita de la Tierra, ni la de Venus serán las mismas, literalmente, después de la misión Rosetta (para leer más sobre la aventura de Rosetta lean mi entrada anterior, Rosetta: el Hada de los Cometas).

10 años duro la condenada nave haciendo peripecias.  Para no agotarse, el computador de abordo y sus instrumentos, debieron esperar la mayor parte del tiempo dormidos.  La primera “hibernación” de larga duración (así sea de un robot) realizada por el hombre.

La "fotocopiadora" voladora o Philae para la ESA.  Esta foto tomada por mi buen amigo Julian Rodríguez justo al frente de su oficina muestra las verdaderas dimensiones del "lander"

La “fotocopiadora” voladora o Philae para la ESA. Esta foto tomada por mi buen amigo Julian Rodríguez justo al frente de su oficina muestra las verdaderas dimensiones del “lander”

Si llegar hasta allá no fuera ya muy difícil, el 12 de Noviembre de 2014 Rosetta dejo caer sobre el cometa una pequeña nave del tamaño de una fotocopiadora (ver foto).  ¿Caer? ¡fácil! ¿no?.  En realidad lo es cuando la gravedad del cuerpo que te atrae vale la pena.  Tratándose de un cometa, que es algo así como una bola de nieve… con gas, la gravedad es tan tenue que caer es apenas un decir.

Después de 7 horas interminables, la “fotocopiadora voladora” llego al cometa, pero cayendo a la increíble velocidad de ¡50 cm/s! He visto arañas más rápidas, descender por la pared de mi baño.  

Pero en los cometas los “cm/s” pueden ser lo que en la Tierra los “km/s”.  Si hiciéramos un modelo a escala del descenso de Philae sobre Tchury, pero usando esta vez a la Tierra como cuerpo objetivo, la nave estaría aterrizando a una velocidad de 20,000 km/h en un peladero miserable en medio de la nada.

A pesar de la preparación de los diseñadores de la misión, lo que era esperado por la mayoría, finalmente paso: Philae reboto sobre la suave superficie del cometa virgen después de que fallaran sus retro cohetes (si, para aterrizar la nave tenía que propulsarse hacia el cometa) y que los ganchos para agarrarse funcionaran como era esperado (es decir que no se dispararan si la orientación de la nave no era la correcta).  Como diría el finado García Márquez, “Crónica de una Rebotada Anunciada”.  Un par de centímetros por segundo más y el Philae estaría congelándose en la soledad del espacio interplanetario.  Por suerte la “gravedad” del cometa (que es casi un decir) impidió que se perdiera para siempre y lo obligo a posarse otra vez.  Con tan mala suerte que esta vez lo hizo en un peladero aún más miserable: un terreno accidentado, lleno de grieta, cráteres y lo peor, de sombras.

Hoy el philae yace “congelado” en la ladera de un pequeño “cráter” en Tchury, esperando que los rayos de Sol de un perihelio muy esperado lo despierten (carguen sus baterías) tan solo para darse cuenta que posiblemente esta en un campo minado: cuando el cometa se acerque al Sol habrá, más luz llega a la superficie, pero también mas gas sale del cometa, lo que podría eventualmente propulsar a la fotocopiadora espacial hacia el espacio ¡Home run!, diría el gringo.

Aún así la misión fue todo un éxito.  El costo: 1,400 millones de euros.  ¡Qué ridiculez!  ¿Apenas 1,400?.  La metida de patas de los banqueros y corredores de bolsa gringos de los 2000, le costo más de 200,000 millones a los contribuyentes gringos.  Yo diría que la próxima vez lancemos 2 o 3 Rosettas de modo que si un “Philae” falla, tengamos otro u otros que lo intenten de nuevo.

Seguro esos miles de millones no le harán falta a la economía (he visto más plata invertida en lujos en Dubai) pero eso sí nos garantizarán retornos inmensos en términos de lo que aprenderíamos para los pasos venideros en nuestra “vagabundería” por el Sistema Solar.

Pero ¿para que ir a un cometa, si nunca vas a volver?  Se demora más uno en decirlo que los Japoneses en hacerlo.  La secuela de una misión exitosa, la Hayabusa, fue también lanzada durante estos días emocionantes.  Su misión más importante: volver a la Tierra… pero después de aterrizar en un asteroide.  Porque es que una cosa es ir y otra muy distinta es volver.

La mayoría de las misiones de exploración robóticas son solo de ida.  ¿Para qué volver si todo lo que ves o aprendes lo puedes mandar de vuelta en un haz de ondas de radio a un precio miserable (el costo de una llamada interplanetaria que todavía es un poco mayor que el de una llamada internacional en Colombia… un poco, pero no mucho)?.

Hay dos razones esenciales para construir un Hayabusa: 1) es más fácil analizar una muestra de un cuerpo celeste si la muestra esta en la Tierra (si no me cree, pergúnteselo a los cientos de Astrónomos y Geólogos que se beneficiaron de las piedras traídas por las misiones Apollo de la Luna). Y 2) necesitamos demostrar que se puede regresar.

¿Y qué traerá el Hayabusa? Polvo de asteroide, el único ingrediente que falta en las pociones de las brujas en los cuentos de hadas.  En realidad la Tierra ha sido bombardeada por polvo de Asteroide por eones.  Pero traer uno desde la superficie misma del objeto, esa es otra cosa.

Dos hazañas más: el primer vuelo de prueba de la capsula Orión, un “Apollo” recargado y la sonda “New Horizons”.

Del Orion no hay mucho para decir (porque todo esta por hacer todavía).  Se trata nada más y nada menos que la apuesta de NASA para volver a los viejos tiempos en los que, animados tal vez unicamente por la competencia feroz con la ex Unión Soviética, montaban pilotos de prueba y científicos por igual y los llevaban de paseo por la Luna. El reto ahora es más ambicioso: volver pero para quedarnos.  La misión más larga de los Apollos no duro más de 20 días.  Las nuevas misiones a bordo del Orion podrían durar algunos meses.  Una eternidad en términos espaciales.

¿Y para donde vamos con el Orion?. La propaganda dice que a Marte.  El sentido común (y los que verdaderamente saben de viajes espaciales) saben que a la Luna.  Y es que la luna es el “playa alta” de nuestro propio reality de exploración espacial: un lugar cercano, cómodo (aunque no mucho) y eso sí con muy poco espacio, cámaras por todos lados y conflictos asegurados.  Si nuestros egos y apegos sobreviven a la Luna, tal vez mandemos a uno que otro suici…, digo astronauta a Marte.

Hablando de hibernaciones otra que desperto por estos días de un prolongado sueño fue la nave New Horizons: una verdadera “bella durmiente” interplanetaria.

New Horizons esta destinada a convertirse en la misión mas rápida de la historia y al mismo tiempo a la que más tiempo le tomo llegar a su objetivo primario.  La nave sobrevolara la superficie del planeta enano Plutón, mandando a la Tierra (y tras un viaje de más de 5 horas a galope sobre un rayo de luz) las fotos más detalladas de la superficie de un cuerpo del “Cinturón de Fernández” (o de Kuiper si prefieren).

¿Se detendrá? ¿cuántas órbitas completará? ¿habrá descenso?.  Nada de eso: New Horizons va tan rápido que no tendrá chance de parar a saludar y su séquito de lunas del inframundo.  Será como un paseo al Cañón del Colorado, pero sin bajarse nunca del carro y mientras el guía conduce a 400,000 kilómetros por hora.  Esperamos que las fotos no le queden movidas.

Si ninguna de estas cosas es suficiente para emocionarlo con las primeras muestras de lo que será la aventura que apenas estamos emprendiendo, lo invito entonces para que aprecie esta joya que acaba de salir.  Se trata de un pequeño corto en el que su creador, un artista digital sueco, nos muestra como se podría ver nuestra curiosa especie, el día que prácticamente ningún paisaje en el Sistema Solar, nos sea vedado.

“Vagabundos”, es su nombre en español, e inspiración para el nombre de esta entrada ¡Disfrútenlo!


El video y una fantástica galería de imágenes relacionadas se encuentra en el sitio oficial de la película, aquí: http://www.erikwernquist.com/wanderers/film.html

Y en otras noticias locales…

No podía dejar de mencionar en esta entrada sobre “vuelos espaciales y otras vagabunderías”, los sueños locales.  Medellín, la ciudad de la que soy originario y en la que vivo, esta por estos días de fiesta… pero espacial.  No solo los alumbrados y los pesebres.

Con la ayuda de Ruta N (la agencia local que promueve las iniciativas empresariales… aún las mas locas) y el apoyo de otras empresas e instituciones, una empresa local naciente, IdeaTech se ha lanzado en una aventura por llevar cosas armadas e integradas en el país del sagrado corazón, primero a la estratósfera y luego a órbita baja.  Mañana por qué no, ¡a la Luna!. Esta semana lanzan sus primeros globos estratosféricos desde Medellín.

Nuestro pueblo, viajero y explorador por excelencia, se quiere unir a este sentimiento global de exploración que se ha apoderado de todos y que, insisto no tiene ya que ver con las rencillas militares del pasado.

¡A por la estratósfera y más allá IdeaTech y Ruta N!

Se les puede ayudar a conseguir este sueño:

Foto desde un globo estratosférico tomada por Ideatech

Foto desde un globo estratosférico tomada por Ideatech

http://idea.me/ideatech

Anuncios

Navegación en la entrada única

4 pensamientos en “Vagabundos

  1. Muy buen artículo, me enteré de otras misiones espaciales que ni tenía idea que existían. De pequeño tenía mucha fascinación con Plutón. El corto, genial, aunque ya lo había visto hace unos días (varias veces, por cierto).

    Te tengo una pregunta con respecto a la misión Hayabusa. Se que el hecho de ir hasta un asteroide y ser capas de volver así sea con un souvenir barato ya es un logro, pero me queda la duda de si hay alguna ventaja en traer material de un asteroide si el mismo se consigue aquí. ¿El hecho de ser material que no ha entrado en contacto con la atmósfera tiene algún beneficio o el único logro de esta misión es el hecho de ir y volver?

    • Hola Camilo,

      Gracias por el comentario.

      En realidad hay muchas otras ventajas de traer material desde la superficie del Asteroide. También el Hayabusa espera hacer medidas “in situ” que no pueden hacerse con meteoritos.

      Los meteoritos de todas maneras sufren modificaciones en su entrada a la atmósfera de modo que lo único que nos queda es el duro interior de estos pedazos de asteroides. Otros secretos se esconden en el polvo y la arena en la superficie de estos objetos que es justamente lo que el Hayabusa estudiará.

      Manténte en sintonía para seguir el desarrollo de esta y las demás historias de exploración que he tratado de narrar aquí.

  2. Mario Solarte en dijo:

    Buen día mi estimado Jorge Iván… excelente escrito como todos los tuyos.

    Sobre el mismo tengo dos precisiones por hacer: primero, toda la misión Rosetta costó 1400 millones de euros, la “fotocopiadora voladora” como tú llamas a Philae apenas costó una fracción de ese monto (220 millones para ser más precisos); segundo… Philae no contó con un mecanismo de propulsión propio, al cometa llegó gracias al impulso que le dió Rosetta… para fijarse al mismo tenía un sistema de arpones (que no funcionó), un sistema basado en gas (que tampoco funcionó) y unos tornillos.

    Un abrazo.

    • Hola Mario,

      Gracias por el comentario y las precisiones. No creo que haya dicho nada sobre un sistema de propulsión en el Philae pero si se entendió así gracias por precisar. El costo del Philae no es tan importante como el de Rosetta que lo llevo hasta allá, pero también es chévere conocer este dato adicional.

      Jorge Zuluaga

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: