Trinoceronte

Porque 140 caracteres a veces no son suficientes

Aurora

La estratosfera sobre Medellín era el único lugar que nos faltaba visitar a los paisas, al menos del pedacito de tierra que nos toco.  El aire, las montañas, las quebradas, el río en toda su extensión.  Desde el piso hasta el borde de la troposfera, todo había sido visitado ya por algún paisa curioso, surcado por una cometa, un parapente, un helicoptero o un avión a reacción.  Dos globos estratosféricos, no los primeros, ni los últimos en volar sobre Colombia, se elevaron este 12 de diciembre de 2014 por encima de los 26 kilómetros de altura como parte de la misión “Aurora” del Programa Medellín Espacial.  Parece poca cosa para los de acá, un asunto de niños grandes para los de allá, habladurías de una cultura acostumbrada a la exageración para los de más allá.  Pero no.  Ese día ha sido para no olvidar.  Ojalá el comienzo de algo muy bueno para la futura Medellín Espacial.  He aquí un relato de lo ocurrido (contado desde la distancia), un par de recuerdos previos (estos sí desde muy desde cerquita) y algunas reflexiones sobre lo que se podría venir.  Tal vez esta no sea mi entrada de blog mas universal… bueno… si es que al orgullo y al optimismo se les puede llamar regionales.

“Ha sido un día muy emocionante para la ciencia antioqueña ¡gracias @IdeatechCO @Ruta_n ¡todo es ganancia!
Diciembre 13 de 2014
http://bit.ly/trino-aurora

"Mire mijo, así se ve la estratosfera sobre el Valle de Aburra"

“Mire mijo, así se ve la estratosfera sobre el Valle de Aburra”

En la biblioteca del Planetario de Medellín se reunían por allá a mediados de la década de los 90, dos jóvenes de unos 12 o 13 años.  Uno de ellos vestía siempre muy formal, luciendo siempre pantalones y corbata como un grande.  El otro, vestido también de una forma poco característica para los jóvenes de su edad, se veía siempre emocionado por lo que veía y leía en esa biblioteca.

Aunque la mayoría de mis amigos, Leo, Dara, Campo, que para entonces ya éramos universitarios, nos veíamos y comportábamos también un poco diferentes de todos los demás, la pinta y el entusiasmo de este par de jovencitos sobresalía de entre todos.  Si bien ellos compartían con todos nosotros la inmensa pasión por la Astronomía que nos llevaba a pasar horas en esa biblioteca, había un tema del que no parecían despegarse: la historia, presente y futuro de la exploración del espacio.  Podría tratarse de un capricho de juventud (quién no quiso alguna vez ser un astronauta o estar involucrado en aventuras espaciales) pero la obsesión de estos pelados por el espacio parecía ir más allá de eso.

Diego Jiménez

Diego Jiménez

Julian Mauricio Arenas

Julian Mauricio Arenas

Hoy, más de 20 años después, ese mismo par de muchachitos, Julian Mauricio Arenas y Diego Mauricio Jiménez, convertidos ahora en profesionales de la ingeniería aeroespacial, lideran en Medellín, junto con una nueva generación de soñadores en grande como ellos mismos, la primera empresa Aeroespacial de la región, IdeaTech, la misma que lanzo 2 globos el 12 de diciembre de 2014 a la estratosfera sobre Medellín.

¿Empresa Aeroespacial? ¿en Medellín?. ¡Si! Yo tampoco acabo de entender completamente como podría funcionar algo así en nuestro país, pero cada día me convenzo más que “solo intentando lo improbable, se consigue lo posible”.  En realidad ya hay una empresa de esta naturaleza en Colombia, SequoiaSpace.  La empresa surgió del proyecto espacial pionero en nuestro país, la construcción del primer satélite Colombiano, el Libertad 1 por parte de la Universidad Sergio Arboleda en Bogotá.  Así que IdeaTech no es la Golondrina que hace el verano, sino que sería la segunda de una bandada en formación.

Comienza la aventura una mañana en un cerro en Santa Helena, el segundo piso de Medellín, a unos 20 o 30 kilómetros del centro de la ciudad del eterno verano (antes primavera).  Los que hasta hace unos meses eran simplemente unos muchachos entusiastas, soñadores, increíblemente hábiles y creativos, el equipo del que se rodearon Julian, Diego y David Pineda (el otro grande de este grupo), se convierten en un día en los protagonistas de una aventura que ningún medio de comunicación se quiere perder.

David Pineda sostiene el primer globo de IdeaTech, lanzado en California el año pasado.  A su lado están Julian, Diego y Omar, el genio de la informática del grupo.  Me atrevería a asegurar que David es el "genio" cacharrero del grupo, pieza clave en este esfuerzo.

David Pineda sostiene el primer globo de IdeaTech, lanzado en California el año pasado. A su lado están Julian, Diego y Omar, el genio de la informática del grupo. Me atrevería a asegurar que David es el “genio” cacharrero del grupo, pieza clave en este esfuerzo.

Después de meses de preparativos, se ponen en dos “góndolas” (como se les dice por ahí) todo tipo de dispositivos electrónicos, pequeños computadores, celulares y por supuesto cámaras fotográficas.  Pero eso no es todo: tubos de ensayo, pequeñas cajas de vidrio y hasta “comida”, se acomodan como parte de la carga útil de esta “misión al borde del espacio”.  Aunque originalmente concebida como una prueba de tecnologías y capacidades, Aurora, el bello nombre de esta aventura de Helio, termina convertida en toda una misión científica, que involucra varios grupos de investigación de la ciudad (el mío incluído) y hasta de escolares entusiastas.

Habría que haber estado allá para saber que pasaba en esos momentos previos al lanzamiento o durante el vuelo mismo de los globos.  O no en realidad.  Los muchachos de IdeaTech y sus socios en Medellín, lo tenían todo preparado como lo harían las grandes agencias espaciales (guardadas siempre las debidas proporciones) para que cualquiera siguiera de cerca los pormenores de la misión.  Sala de control, presencia en redes sociales y lo mejor de todo una página de Internet en la que se transmitían en tiempo real datos de telemetría de los globos y de las condiciones en la atmósfera a través de la que viajaban.  No era necesario estar en Ruta N o en Cerro Verde para ser testigo cercano del periplo de Aurora.

Como en cualquier misión, los problemas no podían faltar.  El lanzamiento se retraso casi una hora.  Me pregunto por cuánto tiempo las autoridades permitirían retrasar el vuelo de los globos sobre una región relativamente congestionada en términos de tránsito aereo.

A las 11 y pico, por fin, el primer globo despega.

Trayectoria de los dos globos, tal y como la podía ver en vivo en Google Earth cualquiera que estuviera conectado.

Trayectoria de los dos globos, tal y como la podía ver en vivo en Google Earth cualquiera que estuviera conectado.

No lo puedo creer: estoy a 3,000 kilómetros de distancia y puedo ver a través de una utilidad especial de Google Earth como Aurora se eleva rápidamente sobre las nubes que permanentemente cubren nuestra región.  Más increíble aún: en la ventana de mi navegador empiezan a desfilar números que muestran la posición, altura y presión atmosférica medidas por los sensores a bordo del globo. “¿Esto se podía hacer?”, me pregunto a mí mismo.  La respuesta es bastante obvia: si eres un joven 20añero que programa computadores desde los 15 años y estas rodeado de otros jóvenes creativos y entusiasta, ¿qué es lo que no se puede hacer?

Aurora se eleva sobre las montañas de mi Tierra (Foto: Oliver Ehmig)

Aurora se eleva sobre las montañas de mi Tierra (Foto: Oliver Ehmig)

El segundo globo, Aurora B, se demora, pero al fin despega.  Los datos de telemetría no salen de forma tan fluída como los de Aurora A.  En medio de valores de temperatura y presión que no parecen ser muy correctos empieza a aparecer los valores de la altura, 1,000, 2,000, 3,000 metros… Aurora B vuela imparable para arriba.  Pero ¿a qué velocidad?  Tomo una calculadora y con los tiempos y la alturas reportadas por los instrumentos de Aurora A, calculo al vuelo la velocidad: 11 km/hora de ascenso vertical.  No parece mucho, pero otra cosa es estar luchando contra la gravedad mientras se arrastra una canasta llena de “aparatejos” hacia la estratosfera.  Armado con una hoja de cálculo y tratando de capturar los números que cambian permanentemente en la página de IdeaTech, empiezo a llevar la cuenta y calcular otros datos sobre el vuelo: temperatura, altura, velocidad horizontal.  ¡Siento que voy montado en la góndola!

Las cosas empiezan a ponerse emocionantes.  Aurora A alcanza el límite de la troposfera, la capa en la que se desarrolla nuestra vida y la mayor parte del clima de la Tierra.  ¿Cómo es posible que un montón de instrumentos que estaban en el piso hace unos minutos, puedan ahora estar volando tan alto? ¿y sin motores de avión, aeropuertos o pilotos? ¡Eureka! Lo hacen gracias al principio de arquímides.  El globo esta lleno del gas más liviano que se puede conseguir a la presión y temperatura del suelo: el Helio.

Temperatura como función de la altura registrada por Aurora A.

Temperatura como función de la altura registrada por Aurora A.

Empiezo a emocionarme al ver como la temperatura empieza a ser cada vez más pequeña: -10, -20, -30.  Wow! a un par de kilómetros sobre Santa Elena donde la temperatura es ~20 C, hace un frío polar.  Esa es la atmósfera y este el tipo de experiencia que un globo así le puede transmitir a la gente que vive en el piso.

A casi 18 kilómetros de altura la temperatura exterior es casi -60 C (la típica reportada en invierno en la Antartida!) pero subitamente deja de descender.  Aunque parezca increíble el aire afuera de la góndola de Aurora (el poco que queda), empieza a estar un poco más caliente.  ¡Genial!: el globo esta entrando en la estratosfera.  A pesar de su “estratosferico” nombre esta capa de la atmósfera se distingue de la que hay abajo, por que en ella las temperaturas aumentan con la altura en lugar de disminuir.  La razón: la luz del Sol que antes pasaba sin obstáculos por el aire, a esta altura, y compuesta ahora principalmente de rayos ultravioleta, es absorbida por el enrarecido oxígeno, que después de hacerlo se convierte en ozono.  ¡Si! Estamos entrando en la capa de ozono.  “Unos paisas echaos pa’lante”, como decimos por aquí, ahora metieron la “mano” en la capa de ozono sobre Medellín ¡Genial!

A la 1 de la tarde, 33 minutos y 14 segundos de tiempo local en la estratosfera sobre Medellín y por razones desconocidas (aunque seguramente la falta de presión afuera del globo y tal vez una que otra ráfaga de viento son las culpables) el globo se revienta en silencio.  A diferencia de la bulliciosa atmósfera cerca a la superficie, el enrarecido aire a esta altura difícilmente transporta el sonido.  Nadie, ni siquiera los instrumentos de abordo, escuchan el estallido.

En un segundo la gravedad retoma el control y la góndola se precipita al suelo.  Tomo mi hoja de cálculo y el resultado es asombroso: en menos de lo pensado el paciente ascenso a menos de 20 km/h se convierte ahora en un vertiginoso descenso a 180 km/h. En 1 minuto la nave desciende 600 metros ya sin el sustento del globo.  Pero para mi sorpresa eso no es lo único extremo que pasa: en unos dos minutos la nave ha alcanzado también una velocidad de 120 km/h, pero en la horizontal.  ¿Que la tira en esa dirección?  Mi mejor adivinanza: su vertiginosa velocidad de descenso se ha convertido ahora también en un vertiginoso vuelo vertical.  La góndola (que ha sido diseñada para tener una forma aerodinámica de modo que pueda soportar los vientos allá arriba) debió estar planeando.

Velocidad de Aurora como función del tiempo.  La línea verde es la velocidad total, la amarilla la velocidad de caída, la naranja y azul, las velocidades horizontales.

Velocidad de Aurora como función del tiempo. La línea verde es la velocidad total, la amarilla la velocidad de caída, la naranja y azul, las velocidades horizontales.

Le sigo la pista a la góndola mientras desciende.  Una vez en la troposfera de nuevo (la nave baja verticalmente 10 kilómetros en tan solo 15 minutos) su velocidad ha descendido y se estabiliza hasta unos 40 km/h, precisamente lo que se espera para un cuerpo que se deja caer en el aire.  ¿Pero no debería ser su velocidad mucho menor si se hubiera abierto el paracaídas poco después de que el globo estallará?  Es lo que pienso mientras me dejo engañar por la baja densidad de la atmósfera y las leyes del vuelo en esas condiciones.  El paracaídas abrió, así lo descubrirían unas horas después quienes rescataron la góndola en el Noroeste Antioqueño.

Y mientras una desciende, la otra vuela impetuosa por encima de los 30 km.  La hermana “tuerta” de Aurora A, ha superado ya la altura de esta última y se convierte en la ganadora de la jornada.  Pero después de su logro, ocurre lo inevitable nuevamente: el globo explota (esta vez con seguridad por efecto de la bajísima presión a esa altura) y la góndola, otra vez con ayuda de un paracaídas que amortigua suavemente un descenso de otra forma mortal, se precipita también al suelo, justo para caer después de varios minutos, en un lugar no muy lejano al de su compañera.

¡La misión ha sido un éxito!  No veo la hora que los verdaderos protagonistas, y no un testigo lejano como yo, nos cuenten la historia completa de lo que paso antes, durante y después.

¿Pero es esta la primera vez que un globo vuela a la estratosfera? ¡ni de lejos! ¿es la primera vez que lo hace en Colombia? ¡tampoco!  Otros globos similares vuelan a la estratosfera lanzados desde muchos lugares del mundo y por equipos científicos y de entusiastas.  

Muchos años atras, también en Medellín, Inges Aerospace a la cabeza de otro de los quijotes del espacio antioqueño, Campo Elías Roldán y con el apoyo de la Sociedad Julio Garavito (la más tradicional de las agrupaciones de astrónomos aficionados en Antioquia), ambas, semilleros de algunos de los jóvenes entusiastas y científicos de IdeaTech, había ya realizado las primeras incursiones en los vuelos de globos sobre antioquia.  También, unos meses atrás un grupo de Bogotá, con el apoyo de la Fuerza aérea había enviado su propio globo sobre la estratosfera en el Vichada.

Medellín Espacial, desde el helicoptero de la fuerza aerea, protagonista también de la jornada, que rescato las góndolas.

Medellín Espacial, desde el helicoptero de la fuerza aerea, protagonista también de la jornada, que rescato las góndolas.

¿Qué hace entonces a la Misión Aurora distinta y especial? ¡todo! La tecnología utilizada, la preparación, el despliegue mediático, la convergencia de muchas disciplinas en un solo proyecto, una carga útil científica verdadera, la participación de niños y jóvenes, el apoyo decidido de la empresa privada.  Todo lo que hace de estos proyectos verdaderas semillas de programas duraderos, se ha reunido en esta aparentemente modesta misión.

El apoyo del gobierno local y de una organización como Ruta N, que lidera algunas de las más creativas iniciativas de emprendimiento en Medellín, ha sido también un elemento diferenciador en este caso.  Se vienen cosas más grandes y se necesita el apoyo decidido de todos los sectores de la sociedad para este sueño.  Como dice la famosa frase acuñada durante el movimiento de Mayo del 68 “Seamos realistas, pidamos lo imposible”.

Los globos de Aurora tecnicamente no llegaron al espacio (que comienza a ~170 km de altura), pero IdeaTech ha probado que tiene la capacidad para construir vehículos que pueden ir a un lugar con condiciones extremas y hacer su trabajo.  El siguiente paso es muy duro.  Nada que ver con inflar un globo y tomar unas fotos.  Pero por algo se comienza.

Lo que soy yo, como científico paisa, estoy emocionado porque creo estar presenciando la “aurora” de un verdadero programa espacial local.  El fin de muchos sueños para Julian, David, Diego, Mauricio, Omar, Malory, Campo, Andrés, León, … y el inició de otro más grande para los muchachos que vienen atrás.

¡Pa’lante muchachos! ¡pa’tras, ni pa’coger impulso!

Una de las góndolas después de ser rescatadas (Foto: Fuerza Aérea de Colombia)

Una de las góndolas después de ser rescatadas (Foto: Fuerza Aérea de Colombia)

Anuncios

Navegación en la entrada única

4 pensamientos en “Aurora

  1. Cuando los estados unidos de america colocaron el primer hombre en la luna se sintieron orgullosos como nacion de haberlo puesto alla en nombre de la humanidad y no fue solo la region de cabo cañaveral la que tuvo el protagonismo (teniendo en cuenta el contexto de la guerra fria y sus consecuencias para la epoca). Mas recientemente , la ESA en su rueda de prensa tan pronto como Philae descendió sobre 67P dio la noticia como un logro de los 20 paises miembros y a nombre del conocimiento de la humanidad. Leo puntualmente las entradas que publicas, conozco y admiro el trabajo academico que tienes, tal vez nunca conozcas el mio y tal vez del mismo modo nunca sepas de mi. Pero leo con desconcierto la entrada que publicas, yo no estoy en desacuerdo frente al gran logro que significa acceder al conocimiento aeroespacial a traves de ensayos procedimentales. Lo que me causa inquietud es el tinte regionalista que le pones a la noticia. ¿Porque cuando divulgamos ciencia no podemos elegir categorias que nos agrupen en nuestros intereses como colombianos, en vez de elegir las mismas que nos han dividido por decadas? Es comun saber el creciente anti-colombianismo que crece en los imaginarios colectivos por toda latinoamerica, http://www.semana.com/nacion/articulo/el-fenomeno-del-anticolombianismo/409785-3 causado por las diferentes perversas influencias de los medios de comunicacion que tildan al colombiano como narco y a sus mujeres como mujeres faciles. Es urgente y necesario, que desde el discurso de la ciencia podamos curar esto a traves de la divulgacion de todas las cosas que hacemos bien desde todo punto de vista, y decirle al mundo que no hablamos como paisas, rolos, costeños sino como COLOMBIANOS. Mi opinion solo redunda de manera constructiva y no tiene otro fin distinto al anterior.

    • Gracias Miguel por el comentario.

      Yo lo advertí en la introducción. Sabía que se iba a considerar una entrada regionalista.

      Pero hay algo que aclarar. Para mi el regionalismo es la tendencia a mostrar EN CONTRASTE los logros de una región frente a los de otras, demostrando su supuesta superioridad. Yo no hago eso aquí. Al contrario, y en contraste a lo que hicieron los medios de comunicación, hago mención de los logros conseguidos por otros antes en esta misma área en otras partes del país.

      Creo que el regionalismo esta en este caso solo en la cabeza de quienes miran con un poco de paranoia los logros conseguidos en nuestra región y el orgullo que sentimos por ellos.

      Para volver sobre el ejemplo que diste al principio con NASA te quiero recordar que no fue el gobierno estatal de la Florida o la industria de ese estado el que financio la carrera espacial Americana. Fue el gobierno federal, Estados Unidos en su totalidad. No pasa lo mismo en nuestro país donde el gobierno central poco hace por financiar iniciativas científicas ambiciosas, mucho menos si vienen de la provincia. ¿Tiene Colciencias acaso oficinas en Medellín? ¿Viste el logo de Colciencias o de la Presidencia de la república en alguna parte?. Eso si es regionalismo: si no ocurre en la capital para Colciencias y la Presidencia, no existe. Averigua cuántos proyectos de tu región (supongo que eres de la capital o de su area de influencia) se financian gubernamentalmente frente a los que lo hacen provenientes de las montañas o las planicies lejos de la capital.

      Yo me siento muy orgulloso por los logros conseguidos con la financiación y esfuerzos de las instituciones en Antioquia y me seguire sintiendo orgulloso de ello. Es mas, personalidades de gran relevancia nacional cono las que he tenido la oportunidad de hablar y que superaron lo del regionalismo antioqueño hace rato, han reconocido los evidentes avances que se han hecho en Antioquia en estas materias, al punto inclusive de sugerir que la financiación de la ciencia se desentralice o mejor se recentralice pero en la región que esta demostrando la mejor gestión en la materia (esto no es regionalismo es “meritocracia”).

      De modo que es cierto que yo no conozco tu trabajo y no dudo que es bueno y me encantaría que tus agencias financiadoras lo dieran a conocer mas y mejor como lo hacen las agencias financiadoras y los gobiernos locales en Antioquia. Lo mismo que tus compadres (como lo soy yo de los muchachos de IdeaTech).

      Soy mas atrevido incluso y te propongo que en lugar de quejarte por un regionalismo que solo existe en tu cabeza, te vengas a trabajar a Medellín-Antioquia-Colombia donde están ocurriendo grandes cosas y se necesita de muchos otros colombianos capaces.

      Jorge Zuluaga

  2. Anonimo en dijo:

    Bueno, entonces para el autor no es regionalista este blog, pero que quede claro que en el post la palabra “Medellín” aparece 14 veces y “Colombia” solo 3. Raro… ¿no?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: